¿Cuántos años tienes?

¿Cónoces algún truco para conseguir una Marca Personal en poco tiempo? Esta es una de las preguntas que, con más frecuencia, suelen hacerme. Cuando veo en una misma frase los términos «Truco» y «Rapidez» asociado al Branding Personal me pongo a temblar.

Si hay algo que requiere paciencia, tiempo y esfuerzo para consolidarse de un modo duradero es la percepción y el recuerdo que los demás tienen de nosotros. Pero eso sucede con cualquier cosa de la vida que merezca la pena, desde tener una salud o un aspecto adecuado hasta establecer relaciones con otras personas. Todo lo que tiene un valor, cuesta. Aunque algunos se empeñen en decir lo contrario.

Evidentemente siempre hay incautos, crédulos o desesperados que están dispuestos a «comprar» cualquier cosa que prometa resultados rápidos. Todos los días aparecen titulares que prometen casi cualquier milagro en siete días.

Si alguien te dice que va a «crear» tu Marca Personal en una semana, todo lo que va a enseñarte es a crear tu perfil en Twitter, Facebook y algunos atajos para conseguir followers de poco valor (aquellos a los que tu trabajo les importa un bledo).

Aquello que se consigue rápido, se pierde con la misma velocidad (incluido los premios de la lotería). Lo vemos una y otra vez y parte de la crisis se debe a esa tendencia a construir sobre cimientos débiles.

Tras ocho años de trabajo, tengo que reconocer que mi esfuerzo, por fin, empieza a ser reconocido en algunos ámbitos. Sobre todo lo noto cuando voy a algunos eventos y alguien te dice que te sigue desde hace mucho tiempo y…, lo más importante, que comparte tus ideas y le gusta lo que dices. El lado menos positivo es que mucha gente empieza a tratarme «de usted».

Pero si hubiese sabido que me costaría tanto tiempo ¿Me habría metido en este lío? Seguramente no.

Recuerdo que algunos de los libros que leía antes de empezar con esto y algunas amigas como Neus Arqués, decían que un proyecto como el mío suele tardar como mínimo tres o cuatro años en empezar a recoger sus frutos. Yo pensé que no sería para tanto. Con el tiempo he visto que no sólo tenían razón sino que se habían quedado cortos.

Entiendo que mucha gente considera que no dispone de meses o incluso años para posicionarse profesionalmente en el mercado porque necesitan obtener resultados rápidos. Lo entiendo, pero cada cosa lleva su ritmo. A mi me encantaría perder quince kilos en una semana, especialmente ahora que llega el verano, pero sé que eso no es posible.

Lo importante es empezar YA, dejarse de tonterías y dedicar este fin de semana a aclarar algunas ideas (objetivos, valores, atributos, oferta), diseñar un plan con los elementos básicos (no esperes nunca tener el plan perfecto o no empezarás jamás) y crear las herramientas básicas de comunicación dospuntocero (Blog, Twitter y Linkedin) y tradicionales (Tarjetas, Portfolio, Documentos, Revisar los contactos,…). Y el lunes empezar a actuar.

Lo segundo más importante es mantener una regularidad y constancia. Creo que si alguien me pusiese una pistola en la cabeza y me obligase a elegir un solo aspecto de éxito con el Branding Personal me quedaría con esto. Es fundamental demostrar a los demás y, sobre todo, a tí mismo, que estás en esto en serio, que vas a estar ahí semana tras semana y que no vas a desaparecer o cambiar de criterio. Eso genera algo fundamental para la Marca Personal, credibilidad.

Muchas veces pensamos que el éxito es algo binario, 0 o 1. O se tiene o no se tiene. Y eso no es cierto. Si empiezas ahora mismo a hacer cosas siguiendo una Estrategia Personal puede que tardes en conseguir lo que buscas o que no lo alcances nunca, pero en el camino van a empezar a suceder cosas. Y esto no es filosofía ni autoayuda, es pura experiencia propia y ajena. Además debe ser así porque si no consigues resultados parciales es que algo va realmente mal y debes cambiarlo.

En realidad, si haces las cosas medianamente bien no necesitas años para empezar a ver resultados, mi experiencia me dice que a partir de cuatro o seis meses empiezan a suceder cosas si te lo tomas en serio (4-8 horas/Semana).

Puede que no consigas que te paguen por uno de los primeros trabajos, pero al menos vas a ver que alguien se interesa. Puede que nadie escriba comentarios en tu blog, pero quizás te van enlazando en algunos sitios o subiendo posiciones en los buscadores. Puede que no te contrate nadie pero algunas personas te escriben simplemente para darte las gracias por lo que les has ayudado con lo que cuentas. Eso son señales de que algo estás haciendo bien.

¿Cuantos años tienes? o dicho de otro modo ¿Dispones de cuatro años? Hace cuatro años escribía un artículo con ese título. Hoy, cuatro años más tarde, sigo reflexionando sobre la necesidad de tomar el tiempo necesario para hacer las cosas. Por una razón muy simple, porque sí no haces lo correcto y te tomas el tiempo necesario, acabarás perdiendo el tiempo que le dediques, aunque sea poco, tu dinero y sobre todo, tu esperanza.





Compartir esta publicacion