Preposicionamiento

PosicionCada día me interesa más el lenguaje y la influencia que tiene en la forma de ver las cosas. Es como si, de pronto y tras décadas de olvido, recuperase aquellas clases en las que nos hablaban de conjunciones, complementos circunstanciales, adverbios o pleonasmos. Y poco a poco te das cuenta de que las palabras no son neutras, definen lo que somos y lo que creemos y por lo tanto refuerzan o debilitan nuestra Marca Personal.

Desde el principio de mi proyecto he tratado de conseguir que los profesionales de cualquier tipo pensemos como empresarios, como propietarios de nuestro negocio. Repito constantemente que un empleado es un profesional con un único cliente, un desempleado es tan profesional como el anterior pero momentáneamente no tiene clientes y un autónomo tiene entre cero e infinitos clientes (aunque más cerca de lo primero que de lo segundo).

Pues bien, creo que términos como intraemprendedor, aunque estén de moda no reflejan tan bien la idea como la de que cada responsable piense en su trabajo como su producto y su profesión como su empresa.

El término intramprendedor nace envenenado porque ya te sitúa como una pieza de un engranaje mayor (INTRA-, dentro de, en el interior). Ya parte de la base de que un intraemprendedor no tiene vida propia, está dentro de algo que le alimenta, es dependiente. Trasmite esa actitud paternalista que es justo la opuesta a la que debería rodear a quien quiere cambiar las cosas.


El tuit anterior generó un pequeño debate con José Romera en el que le decía que no es lo mismo trabajar para (intraemprendedor) que trabajar con (propietario de negocio). Y eso me hizo pensar en la importancia de las preposiciones a la hora de hablar de nuestro trabajo. Mira estos ejemplos

Trabajar BAJO

Esta es quizás la más terrible, es la que trasmite la idea de que hay alguien mejor que nosotros, que debemos ir dando las gracias de alguien que está por encima. Es el posicionamiento de los profesionales sumisos, obedientes a ciegas, que “se venden” porque no tienen más remedio ya que están debajo. Es justo la situación por la que sigo luchando por sacar este proyecto adelante.

No se trata de poner a unos por debajo de otros sino de encontrar aquello que nos hace valiosos para que nos consideren como iguales. Para eso es para lo que debería servir el Branding Personal y no para tener muchos “amigos” en Facebook. Pero parece que esta es una batalla perdida. La preposición opuesta e igual de terrible sería Trabajar SOBRE

Trabajar CON

Esta es la preposición que creo que mejor representa el propósito del Branding Personal. Se trata de convertirnos en profesionales valorados y reconocidos para que podamos colaborar de igual a igual con quienes necesitan de nuestros servicios (lo de menos es que seamos autónomos, empleados, desempleados o emprendedores). Cuando trabajas CON, eres responsable de tus acciones y de tus decisiones porque sabes que puedes trabajar CON otros socios-colegas-clientes si tu relación actual deja de tener sentido.

Trabajar CONTRA

Esta es la preposición más dañina porque posicionarse a la CONTRA es peligrosa, inútil y deprimente a medio o largo plazo. Quizás durante un periodo breve puedas tener tu minuto de gloria, quizás te den palmaditas en la espalda y te digan lo valiente que eres por decir lo que otros no se atreven. Pero trabajar CONTRA no te posiciona como alguien que genera valor sino que debilita. Ojo, la crítica constructiva no es trabajar CONTRA sino más bien trabajar CON.

Trabajar DE

Esta preposición tiene mucho que ver con la identidad. Si te pregunto a que te dedicas, es muy probable que me digas que eres Jefe de Compras, Ingeniero, Agricultor o Político. Pero ese es un error muy grave porque nos limita. Tu no ERES eso, tu trabajas DE eso. Cuando te defines por un título o un cargo estás limitando tu identidad. Tu eres mucho más que una definición coyuntural. Creo que muchos profesionales serían capaces de gestionar mejor su estrategia si dejasen de pensar que SON su trabajo y se diesen cuenta que trabajan DE.

Trabajar PARA

FeriadelLibroAndresPerezEsta es la versión suave del trabajar BAJO. Al decir que trabajas PARA estás asumiendo que les debes algo, que magnánimamente aceptan que estés con ellos. Es el mensaje que transmite el término intraemprendedor porque trabajas PARA ellos no CON ellos. En algunas conversaciones con mi amigo Gian-Lluis Ribechini hemos hablado de que se habla mucho de intraemprender pero si eso genera algún beneficio suele repercutir únicamente en la empresa que es “la que te paga la nómina”. Eso es trabajar PARA.

Supongo que podría seguir con muchas preposiciones que darían mucho juego (entre, si, sobre, tras,…), pero eso te lo dejo a tí.

NOTAS:
El domingo 15 de 13:00 a 14:00 estaré en la Feria del Libro en la caseta 243 del grupo Planeta por si te apetece pasarte.
Y aquí tienes mi segunda intervención en La aventura del saber con Arturo de las Heras dando algunos consejos y poniendo algunos ejercicios sencillos sobre Branding Personal









Compartir esta publicacion