¿Por qué debería elegirte? Justifica tu respuesta

MarcaImagina que vas a hacer un viaje o quieres salir a cenar a un sitio nuevo en el que puedas quedar bien con alguien a quien quieres conquistar. Te vas a jugar algo importante, dinero, reputación, tiempo,… ¿Qué es lo que haces? Seguramente buscarás información en Internet sobre algunos sitios y, sobre todo, te orientarás por los comentarios de los clientes.

Imagina que quieres cenar comida japonesa pero esta noche quieres quedarte en casa porque te apetece ver una buena película en tu sofá con tu familia. Vas a hacer la compra al Carrefour y ves que han montado un puesto de sushi pero no sabes si estará bueno. Allí te ofrecen un maki para que lo pruebes y decidas si merece la pena.

Constantemente estamos tomando decisiones de este tipo. Unas son más arriesgadas que otras. En unas te juegas más que en otras, pero siempre hay un factor de incertidumbre que tratamos de reducir. Hay formas de reducir ese riesgo como la recomendación por parte de otras personas o de opiniones de expertos o simplemente probando una muestra de lo que se ofrece. También influyen factores como el tiempo que lleva un producto, servicio o empresa en el mercado o la popularidad y el conocimiento que tiene todo el mundo de ello.

Pero al final, hay un concepto que consigue condensar todos los factores que reducen la incertidumbre. Lo llamamos MARCA. Una marca valiosa es aquella que consigue reducir la sensación de peligro, riesgo o incertidumbre sin tener que buscar información sobre ella. Si asumimos que una marca va a reducir la sensación de riesgo, eso tiene un valor. Estamos dispuestos a pagar más por algo que trae “de serie” una dosis de fiabilidad. Como se decía en la “mili”, el “valor se le supone“. Pues aquí ocurre lo mismo, a una marca el “valor se le supone” aunque se trata de otro tipo de valor.

Vale, todo esto lo estamos viendo con las cosas que compramos o las empresas a las que contratamos, pero ¿en qué me baso para tomar una decisión sobre tu profesionalidad? ¿Cómo puedo reducir la incertidumbre si tengo que elegirte, contratarte, ascenderte o no despedirte? ¿Qué estás haciendo para tranquilizar a quienes te pueden necesitar?

La Marca Personal no es más que una forma de concentrar y comunicar de forma clara y memorable todo lo que una persona, un profesional puede aportar. Una Marca Personal fuerte es aquella que se ha ganado la confianza de quienes la conocen y necesitan. Y la forma de conseguirlo es muy parecida por no decir idéntica a la de las marcas comerciales. Consigue que hablen bien de ti y te recomienden y/o demuéstrame que eres capaz de hacer lo que dices.

El problema es que la mayoría de los profesionales somos proveedores de servicios, especialmente los que trabajan por cuenta ajena. Trabajamos con intangibles, no hay un producto físico que pueda enseñarse o darse a probar. Y ese es el gran problema y también la gran oportunidad si encuentras la forma de responder a la pregunta ¿Por qué debería contratarte? o mejor aún, ¿Por qué debería confiar en tí?

El Branding Personal te ayuda a hacer tangible lo intangible porque te ayuda a situarte en un lugar preferente en uno de los espacios comerciales más “caros” del mundo, la mente humana.

En realidad no es complicado de conseguir porque las reglas están claras y definidas. Lo difícil es ponerse en marcha.

¿Cómo puedes conseguir que hablen de tí y te recomienden?

Pues la respuesta es evidente. En primer lugar debes tener claro a qué te dedicas y, sobre todo, qué beneficio, resultado o valor ofreces. O dicho de otro modo ¿qué (y cuanto) voy a ganar contigo? ¿Tiempo? ¿Dinero? ¿Felicidad? Desgraciadamente la mayoría de la gente que conozco no es capaz de explicarlo y lo máximo que me dicen es qué cargo ocupan o que titulación tienen.

La segunda condición es conseguir que haya el mayor número de personas que sepan cual es tu oferta o tu propuesta de valor y estén dispuestos a recomendarte. Así que la tarea está clara, empieza a “plantar la semillita” en todos aquellos que puedan prescribirte. Haz de tus contactos tu TripAdvisor profesional.

¿Cómo puedes conseguir que prueben tu “producto”?

Pues utilizando todos los canales que tienes a tu disposición para enseñar un poco de lo que sabes. Ofrece consejos, haz pequeños trabajos, echa una mano a alguien que lo necesite, documenta todo lo que haces y tus pequeños o grandes logros. Escribe un blog con consejos y experiencias. Crea un documento con lecciones aprendidas. Súbete a un atril y cuéntalo. Grábate en vídeo… Haz como los japoneses de Carrefour.

Lo que está claro es que o demuestras que vales o estas perdido porque únicamente vas a depender de la peor herramienta de Marketing Personal que existe, el Currículo que ni genera confianza ni demuestra tu valor.

Ahora tienes la opción de construir una Marca Personal valiosa con los medios a tu alcance y siguiendo los mismos pasos que las grandes empresas. Si no lo haces es porque no quieres.

NOTA: La semana próxima, el día 2 a las 10:00 estaré impartiendo un taller sobre Estrategia Personal en el 4º Foro de Economía de Tres Cantos por si te apetece pasarte. También andarán por aquí, entre otros, Alfonso “Yoriento” Alcántara (Día 1) y Pedro de Vicente (Día 2)









Compartir esta publicacion