Tu Marca Personal no es el fin, es un instrumento

MarcaPersonal2Es curioso como algo tan básico como un nombre pueda generar tanta confusión si no se explica bien. Cuando se habla de Marca Personal hay quienes tratan de separarlo de lo que denominan Marca Profesional.

En primer lugar, creo que las personas dejamos huella a lo largo de nuestra vida y en todo lo que hacemos. Así que, tu Marca Personal será el recuerdo que dejan tus acciones en todos los ámbitos de tu vida.

Si eres una persona con ideas claras, valores definidos y cualidades reconocidas, eso tendrá consecuencias en tus hijos, amigos, padres, pareja pero también en tus jefes, colegas, clientes o empleadores.

Si la percepción que tienen de ti en el mundo profesional y en tu vida privada es muy distinta, entonces una de las dos facetas es impostada, poco auténtica o inventada. Y si eso ocurre, no es una Marca Personal, es una marca de personaje.

Aquí no quiero ser ultraortodoxo ni guardián de las esencias. Es cierto que, en algunas ocasiones, en el entorno profesional hay quienes se ven obligados a fingir lo que no son simplemente para sobrevivir. Eso también deja huella y genera un impacto en los demás pero, como te digo, no transmitirá lo que realmente son. Habrán vivido tras una máscara. Eso suele ser peligroso incluso para tu salud y tus relaciones. Y no hay nada peor para una marca, personal o corporativa, que la mentira.

Por lo tanto, el término Marca Personal surge para diferenciarlo de una marca comercial o de producto. Se aplica a las PERSONAS, tanto en el ámbito profesional como en el más íntimo. En todo caso podríamos hablar de Marca Personal para Profesionales o Marca Personal para relaciones familiares por poner dos ejemplos.

Dicho esto, quiero que entiendas que tu Marca Personal es una consecuencia de todo lo que eres, haces y pareces. Nunca debería ser un fin sino un medio. Un instrumento para desarrollarte y alcanzar tus objetivos.

El Branding Personal no es una forma de alimentar tu ego sino un instrumento para ayudarte a alcanzar tus objetivos ayudando a otros a conseguir los suyos.

Curiosamente si te obsesionas por controlar todo lo que haces para generar el impacto que deseas, tu Marca Personal va a debilitarse. Es como cuando los amigos nos decían que no te empeñases en ligar a toda costa porque transmitías desesperación y la cosa se iba a poner aún más difícil. Lo cierto es que algunos ni empeñándonos ni disimulándolo teníamos demasiado éxito en este asunto… pero esa es otra historia.

Cuando debato con los asistentes a mis talleres, siempre surge la polémica entre la fuerza de la Marca Personal y la marca de la empresa en la que trabajan si son profesionales por cuenta ajena o la de su proyecto si son emprendedores. Para mí, no hay un choque entre ambas sino que deben ser complementarias porque un proyecto de Branding Personal bien diseñado va a reforzar tu proyecto o el de la empresa para la que trabajas.

Simplemente tienes que hacerte dos preguntas (o tres). La primera es ¿A qué me dedico? y la segunda es ¿Qué puedo hacer para reforzar cada día mi profesionalidad y mi prestigio aportando algo valioso en eso a lo que me dedico? La tercera pregunta (opcional) es ¿Me gusta eso a lo que me dedico y quiero seguir haciéndolo o prefiero ir posicionándome en otra cosa que me interese más?

A partir de ahí tienes que descubrir, desarrollar y comunicar el valor que aportas en ese campo en el que quieres ser conocido y reconocido.

Por lo tanto, si te gusta la hostelería, la estadística, la atención al cliente o el coaching por poner cuatro ejemplos, tu estrategia de Branding Personal deberá estar enfocada a convertirte en un referente en ese tema. Deberás hacer lo posible para que tengas cada día más opciones de ser tenido en cuenta cuando piensen en la persona más apropiada para gestionar un negocio hotelero, manejar datos, tratar con clientes o manejar las creencias limitantes.

Ojo, aquí hay una parte en la que está implicada la visibilidad, dar a conocer tus logros y hacer aportaciones valiosas. Si no se percibe que contigo alguien va a ganar algo, olvídate de dejar huella. Pero también debes entender que para que tu Marca Personal se refuerce cada día, debes estar continuamente aprendiendo, mejorando y desarrollándote. Sin un buen “producto” y un buen plan de I+D Personal no hay una buena marca (o no debería).

Por lo tanto, la finalidad del Branding Personal no va de presumir o de decir lo bueno que eres sino de ir subiendo escalones en el recuerdo de aquellos que quieres que cuenten contigo… tanto en lo profesional como en lo privado. Debes conseguir que te asocien con “lo tuyo” (padre, madre, fontanero, estudiante,…). Y aunque no necesariamente tienes que ser el mejor de entre todos los mejores, debes luchar cada día por ir ocupando máximos relativos.

Así que, quítate ese complejo de culpabilidad por gestionar tu Marca Personal. Si consigues que tu nombre se asocie a algo valioso, eso va a ser bueno para quienes te contratan, para tus socios, para tu familia y para ti mismo. Y no habrás hecho nada malo, simplemente estarás consiguiendo que te valoren como mereces y todos consideramos que la justicia es importante ¿No?

NOTAS:
El día 28 de abril a las 10:00 estaré hablando de Estrategia Personal en ESSAT (Madrid). Es un evento abierto y gratuito. Si quieres apuntarte debes reservar tu plaza llamando al 913153955

El Miércoles 26 de abril estaré en Zaragoza en las XV Jornadas de Orientación Profesional. Va a haber gente muy interesante. Información aquí.

El día 3 de Mayo estaré en el gran evento de Marca Personal que coordina Elena Arnaiz en Avilés. Nos vamos a juntar unos cuantos locos del Branding Personal. Es abierto, gratuito y muy interesante. Apúntate aquí.

Compartir esta publicacion