¿Damas o ajedrez?


Recuerdo algunos veranos cuando era pequeño en los que me gustaba jugar con mis tías a las damas, era un juego sencillo, sin complicaciones y con unas reglas que cualquier niño podía entender. Esos momentos en los que se daba la situación en la que te podías comer varias fichas, se convertían en los mejores del día. El problema es que al final pasaba como con el tres en raya, te aburrías porque las posibilidades eran pocas y acababas haciendo siempre lo mismo.


Sin embargo, ya algo más mayor te enseñan otro juego y cambias las fichas pero no el tablero, aprendes a jugar al ajedrez y te das cuenta de que las limitadas posibilidades de las damas, aquí son casi infinitas. Cada pieza tiene un valor y desde el peón al rey, todas pueden decidir una partida. Cada una cumple una función, pero todas son importantes porque tienen comportamientos distintos. Mi nivel como jugador de ajedrez es mediocre, pero no dejan de asombrarme sus posibilidades.

Yo ahora me pregunto. ¿A que juegan las empresas? ¿Al ajedrez o a las damas? Es decir, ¿Consideran que todas las fichas son iguales? ¿Que tienen el mismo valor? ¿Que te puedes comer varias de una sola jugada y la partida sigue? o por el contrario tratan a sus profesionales como piezas de ajedrez, como elementos valiosos que solo se deben sacrificar cuando has cometido un terrible error y es necesario para salvar al resto o cuando la recompensa es la victoria.

Me temo que para algunas empresas, los profesionales son solo fichas redondas negras o blancas. Jamás se han planteado que pueden ser torres, caballos, peones o alfiles. De madera, de marfil, de hierro o de plástico. Con formas tradicionales, con figuras de La guerra de las galaxias, de El Señor de los Anillos o de El Quijote.

Me temo que muchas empresas piensan que como el tablero es el mismo, todas las piezas valen igual. Mientras piensen así, es posible que consigan pasar un rato entretenido (y dar valor al accionista), pero jamás lograrán alcanzar el nivel y la recompensa de un buen jugador de ajedrez





Compartir esta publicacion