Los peligros del avión

Decía un amigo que si Dios hubiese querido que volásemos, nos habría puesto alas. Reconozco que le doy parte de razón, pero no me refiero a ese tipo de peligros que estais pensando.

Ayer esperaba en la cola para entrar en el avión que me traía de vuelta a Madrid y empiezo, más bien empezamos a oir a un individuo que empieza a hablar a voz en grito por su movil unas diez o doce personas atrás. Le cuenta a su coleguita del otro lado del teléfono que ha descubierto una web denominada Trabajo Basura en la que una persona pone a parir a su empresa (que no mencionaré aquí). Por si ese ejecutivo agresivo y avispado no era consciente, en ese momento todos aliviábamos nuestro aburrimiento tomando nota mental de la web en cuestión, para echar un vistazo a esos comentarios al llegar a casa. Creo que alguno estaba mirándolo en su portatil en la misma fila.

Durante mis tiempos en los que trabajaba como Jefe de Producto, he oido o me han contado infinidad de indiscreciones de «profesionales» que daban vitales y peligrosísimos datos si caían en malas manos. Mucho ojo con los regresos de ferias importantes sobre todo si son en un país extranjero y solo hay uno o dos vuelos de regreso en los que la densidad de profesionales de un sector están concentrados en unos pocos centímetros cuadrados.

Este es un ejemplo de como cualquier detalle influye en la imagen que los demás tienen de uno. Cada impacto tiene importancia en la Marca Personal y aunque en este caso posiblemente todo quedará en una anécdota, en otra situación, puede convertirse en un auténtico destructor de marca.

Los otros peligros del avión…





Compartir esta publicacion