Mercenarios

En mi último post, David hacía unos comentarios acertados, como siempre, que me hicieron repasar lo que decía Naomi Klein sobre los Agentes Libres y la Marca Personal. Al final del capítulo 10 de NOLOGO dedica ocho páginas a criticar estos conceptos. Entre otras cosas dice:

Como señala Daniel Pink, la palabra inglesa “free-lance” (trabajador autónomo o independiente) proviene de la época en que los mercenarios se alquilaban, junto con sus lanzas para librar batallas. “Los mercenarios pasaban de una guerra a otra y mataban a la gente por dinero”. Podemos aceptar que la expresión sea algo exagerada, pero no es una mala descripción de las tareas de los ejecutivos autónomos.

Sinceramente, creo que si exceptuamos el elemento militarista asociado al concepto de mercenario podría estar de acuerdo con ella. En el fondo (y en la superficie) todos trabajamos para vivir. Por ejemplo, su último libro podía haberlo colgado en la red pero sin embargo está cobrando 24 Euritos y no se lo reprocho.

Los productos o servicios surgen para satisfacer una necesidad y si hay mercenarios es porque hay demanda o porque las tradicionales relaciones no exclusivamente económicas han desaparecido.

No se si hay que buscar culpables. Yo hace tiempo que dejé de hacerlo. Lo importante es que las cosas son así y pasarse el día lamentándose es inutil.

Si las compañías han reducido la relación laboral a una cuestión puramente monetaria, lo lógico es que ocurra todo esto. Y a mi no me disgusta. Eso sí, no espereis verme con una lanza matando gente por dinero.

Creo que nadie, excepto los santos, los fanáticos o los esclavos, hace las cosas sin esperar una recompensa económica, pero incluso estos lo hacen porque saben que recibirán algo a cambio. Aunque para estos últimos sea simplemente la pura supervivencia.

Dicho esto, creo que cuanto mejor sea tu “mercenariado”, es decir si consigues desarrollar una Marca Personal fuerte que te haga ser conocido y reconocido, mejor será para tí y para quienes te contraten. Aunque a Naomi no le guste.

Si algún día se reconducen las relaciones entre empresas y profesionales quizás habrá que utilizar otro lenguaje. Sin embargo, tal y como están las cosas, prefiero ser un mercenario libre que un Recurso (HUMANO).









Compartir esta publicacion