Maslow 1.0 vs. Maslow 2.0

Por alguna razón, esta noche he recordado que fue una semana como esta, pero de hace exactamente seis años, la que puso en marcha el proceso en el que estoy metido.

Un jueves de una tarde gris y tristona de mediados de febrero entró un director general a mi despacho y me dijo que tenía que hablar conmigo, que debía comunicarme una mala noticia. Lo demás es historia.

En aquel momento decidí que jamás volvería a trabajar para nadie. Que a partir de ese momento mi trabajo dependería de mí y solo de mí. Que me dedicaría a ayudar a otros a hacer lo mismo.
Y con el tiempo he agradecido que en aquel momento alguien tomase una decisión que debí tomar yo mucho tiempo antes.

No ha sido un camino fácil. Si hay algo que he aprendido es que es fundamental la paciencia, la persistencia y el trabajo. Que no hay atajos.
Si hay alguien que llegue al mundo de posicionamiento y el Branding Personal y crea que puede convertirse en una «estrella» en pocos días, más vale que se lo quite de la cabeza.

Si utilizas ciertas técnicas (¿trucos?), puedes conseguir obtener un efecto importante (cuantitativo) en redes sociales o una buena posición en buscadores en poco tiempo. Pero eso no es tener una Marca Personal. Eso es más parecido a la publicidad. Si pones tu careto en todas partes en un breve periodo de tiempo, conseguirás que te conozcan pero seguramente no te asociarán a nada y pronto serás olvidado.

En el mundo de lo dospuntocero, las Marcas Personales que me merecen confianza no son las que han obtenido una notoriedad en un breve espacio de tiempo, sino las que siguen dando guerra después de varios años. Creo que ese podría ser un buen modo de evaluar su fuerza.

La cosecha del 2004 en la blogosfera fue estupenda. Aquel año empezamos muchos. Han desaparecido bastantes. Pero los que siguen (seguimos), creo que nos hemos hecho un hueco a base de consistencia, insistencia, coherencia y algo de impertinencia. Muchos empezaron siendo un simple nombre o título en un blog, pero con el tiempo se han convertido en amigos. David, Raúl, Edu, Enrique o Javier son «clásicos» que han construido una Marca Personal a base de trabajo y de defensa de sus ideas, en lugar de utilizar trucos de SEO.

Pero aunque había (y hay) mucho de romanticismo y de experimentación, creo que también nos movía un interés puramente alimenticio y de supervivencia. La Red, los blogs, etc. eran geniales, pero también era una forma barata y sencilla de darte a conocer para poner en marcha tu «negocio». Al menos en mi caso, la motivación estaba en lo más bajo de la pirámide de Maslow.

La necesidad de pagar las facturas o de obtener seguridad profesional era (y es) lo prioritario. No tengo reparos en admitir que mi motivación es Maslow 1.0. Y creo que mi estrategia ha sido coherente. No tengo intención de utilizar dospuntocerolandia para tener un millón de «amigos».

Sin embargo, me da la sensación de que el dospuntocerismo ha dado la vuelta a la dichosa pirámide. Cuando veo el comportamiento de muchos dospuntocerriles de última generación parece que la motivación principal está en la puntita nada más. ¿Deberíamos empezar a hablar de Maslow 2.0?
Parece que la autorrealización, el autorreconocimiento, el éxito, el respeto, el afecto o la amistad están por encima de la supervivencia. Aunque me temo que la crisis va a poner a muchos en su sitio.

Eso me lleva a pensar que quienes actúan así, o tienen las necesidades básicas cubiertas (élite de privilegiados), o no las tienen pero son incapaces de actuar de forma responsable (inconscientes, falta de visión). Porque no se dan cuenta de que ni los dueños de Facebook, ni los de Twitter, ni los de Tuenti les van a enviar un talón mensual con un salario por alimentar sus inventos y hacerles ricos.

Termino con una información que puede resumir todo esto. Explicaba David ayer mismo como lo 1.0 sigue siendo fundamental en el mundo del empleo. Son los contactos y las referencias personales directas las que siguen importando. En palabras de David:

«Son estudios como estos los que demuestran que es una irresponsabilidad sugerir a los que buscan empleo que se centren en las redes sociales para encontrar empleo. Lo que debe hacer alguien que busca un trabajo es copar todas las posibilidades existentes (incluyendo la formación continua).»

NOTA: La próxima semana participaré en dos eventos.
El jueves 25 en Madrid daré una charla a los muchachos y muchachas de R2H2.
El viernes 26 estaré en una comida con antiguos alumnos del IE en Alicante. Ambos actos son abiertos, pero las plazas son limitadas. Más información aquí.





Compartir esta publicacion