Excusas

Ayer fui a ver a Maria Luisa Moreno (@ZumoDeEmpleo) a la charla que dió en Pink Slip Party sobre busqueda de empleo. Este evento lo organizan mis amigos Cesar Martinez Dalmau y Enrique Brito de forma desinteresada y gratuita para ayudar a los profesionales a salir de ese estado de transición que llamamos desempleo.

Maria Luisa contó cosas absolutamente imprescindibles, de sentido común, que yo suscribo al 100%. Fué divertida, cercana, amena, directa y práctica. Entonces ¿Todo perfecto? Pues desgraciadamente no. Ayer, sentado entre los asistentes, pude darme cuenta de lo mal que estamos en este país. Me explico.

He dicho aquí muchas veces que lo que el Branding Personal o el diseño de una estrategia profesional no es algo que vaya a aceptar todo el mundo, así de repente, tras tantos años de borreguismo y docilidad. Estoy acostumbrado a ver las caras, los resoplidos y las excusas de muchas personas que asisten a mis programas y mis charlas cuando les hablo de tomar nuevos caminos. Lo acepto. Quizás tanto el fondo como la forma de lo que cuento no es algo que guste a todos.

Pero ayer, al ver las reacciones de algunas personas sentadas cerca de mi ante la estupenda charla de Maria Luisa, confirmé que el problema es más profundo. Cada consejo que ofrecía, cada idea que proponía, cada sugerencia práctica que planteaba, había alguien que resoplaba, refunfuñaba, rumiaba y protestaba. Es como si estuviese insultando o atacando a alguna creencia profunda.

Estoy bastante harto de gente que ante propuestas y alternativas válidas, útiles, interesantes y distintas al del Curriculum, los contratos basura o las oposiciones reaccione con excusas y poniéndose a la defensiva.

No puedo. No quiero. No tengo tiempo. Tu lo ves muy facil. Eso no funciona. Has tenido suerte. Soy muy mayor para eso. Soy muy joven para eso. No tengo experiencia. Tengo demasiada experiencia… Comentarios como esos me los encuentro cada día. Y ahí queda bloqueada la mayoría de la gente. Pero ayer vi que no solo me ocurre a mí.

He llegado a pensar que hemos llegado a un grado de adocenamiento que nos han convencido que el “empleo” tradicional (o las oposiciones) es el único camino y el CV es su profeta. ¡¡¡Y NO ES ASÍ!!! Supongo que eso es muy util para quienes nos consideran un Recurso (Humano) pero no para nosotros.

Lo que siempre me he preguntado cuando veo estas reacciones es ¿Y que narices propone toda esta gente que se queja? ¿Qué esperan conseguir haciendo algo que llevan haciendo desde hace meses y no obtienen resultados? ¿Por qué piensan que van a tener resultados enviando 200, 2000 o 20000 CVs cuando no hay empleo (pero si hay trabajo)? ¿Que otra cosa tienen que hacer en este momento más que dedicarse a probar algo “distinto” para aumentar sus opciones?

Lo que llevo proponiendo desde hace siete años y lo que ayer les contaba Maria Luisa es algo muy sencillo. Las vias tradicionales no funcionan. Simplemente han quedado bloqueadas. Pero es que ya no tenemos que ir por un rail establecido, podemos salirnos de él. Lo que proponemos es aumentar las posibilidades de que las cosas ocurran. Se trata de “jugar”. Cuanto más apuestes, de forma inteligente, más opciones tendrás para conseguir que “te toque” lo que buscas.

Todo esto puede dar miedo, pereza, vergüenza. Puedes pensar que no sabes vender. Puedes llegar a creerte que después de un huevo de años de estudios y experiencia no eres nadie solo porque alguien ha decidido prescindir de tí (y de otros 5.000.000). Pero no hay alternativa. O te tiras a la piscina o te vas a quemar porque se te ha acabado la protección.









Compartir esta publicacion