Un Trending Topic no paga la hipoteca

Quiero empezar diciendo que este post no está basado en un sesudo trabajo de investigación ni tiene más fundamento que mis propias observaciones. Por no tener, no tiene ni una maldita infografía que lo ilustre. Pero quizás hay otros que compartís la misma sensación.

Dicen que hay que estar en La Red para que puedan encontrarte. Dicen que si no estás no existes. Dicen que, igual que ocurre si rompes una de esas cadenas de mensajes, te caerán todas las desgracias del mundo si no compartes, colaboras, cooperas y todas esas cosas que empiezan con co- (excepto cobrar). Dicen que no serás nadie si no dedicas una parte de tu vida a ese nuevo mito de Sísifo en el que cada día debes volver a subir la piedra virtual al monte Google.

Es cierto que muchos de los que se etiquetan en Twitter como «apasionados» de las Redes Sociales y los Social Media no llevan ni la tercera parte del tiempo de lo que llevamos muchos dando guerra por aquí y, quizás por eso, todavía tienen ilusión (sobre todo si pretenden vivir de esto). Pero después de ocho años levantando la dichosa piedra virtual creo que el balance es mucho menos positivo de lo que prometen los profetas de dospuntocerolandia. Y creo que la cosa va a peor. Antes, un blog podía significar algo, ahora es más dificil.

Quiero dejar claro que lo que digo se refiere a personas que quieren utilizar lo dospuntocero para su trabajo o sus proyectos profesionales para dejar una Marca Personal que les convierta en referentes en su sector. No estoy pensando en los que disfrutan viendo videos de gatitos o leyendo/enviando mensajes «flower power».

Cuando veo los perfiles de la gente que me sigue en Twitter y que suele ser la más activa en La Red, la inmensa mayoría pertenece a la industria dospuntocero (Social Media, Redes Sociales, Community Managers, SEO), al mundo del coaching o al sector más joven de Recursos Humanos (con poca o ninguna capacidad de decisión) y a la orientación laboral. La mayoría son gente estupenda y muy agradecida que aprecia lo que dices.

Pero uno no está aquí para que le aplaudan o le rían las gracias, sino para ganarse la vida. Y ultimamente estoy llegando a la conclusión que quienes te van a dar de comer no están aquí, salvo que te dediques a algún tema dospuntocero.

Cuando la gente te sigue, te apoya, te retuitea, te enlaza o te cita como referente consigues subir algunas posiciones en Google. De ese modo consigues que más gente te siga, retuitee, enlace o cite pero ¿Te van a encontrar quienes realmente deciden? o incluso ¿Te van a buscar quienes realmente deciden? Cada día estoy más convencido de que no.

Creo que, salvo un puñado de honrosas excepciones, quienes realmente toman las decisiones en las empresas no dedican demasiado tiempo a Facebook o Twitter. Como mucho echan un vistazo al Expansión o al Marca. A los que realmente cortan el bacalao, a los que tienen alguna influencia o poder, los Klout y similares se la sudan bastante y si alguna vez lo conocen se descojonarán del dichoso numerito que dice lo «influencer» que eres.

Dicen que ahora los de RRHH utilizan dospuntocerolandia para elegir candidatos. Pero me temo que más bien lo utilizan para lo mismo de siempre, para actuar como porteros de discoteca e impedir la entrada a quienes lleven «calcetines blancos». No me parece que estén buscando gente buena para sus empresas sino para encontrar algo que permita descartarles. Y si llevas varios años escribiendo un blog o teniendo presencia virtual es más que seguro que algún pecadillo te van a sacar.   

Las Redes Sociales se parecen cada día más a las reuniones de Alcohólicos Anónimos, las de Tupperware o las de perder peso. Se junta gente con problemas o intereses similares para sentir que todos están en el mismo barco, que todo va a ir bien y poco más. Mientras tanto, otros se benefician de ello. 

Así que, parafraseando a Einstein, ¿No es una locura seguir haciendo lo mismo sin obtener resultados distintos? Pues no tengo una respuesta.

Ya he dicho aquí otras veces que no sé qué parte de lo que he conseguido ha sido gracias a La Red. Lo que si se es que hay mucha gente que no tiene presencia virtual y les va de fábula y muchos otros más muy visibles online pero que las están pasando canutas. Y de nuevo insisto en que aquí estoy pensando principalmente en profesionales que NO pertenecen a la industria dospuntocero.

Cada día veo más lo virtual como un catálogo, como un lugar en el que aquellos que realmente estén interesados puedan ver tu trabajo y no como un enorme cartel de neón que consume un montón de energía, espacio y recursos de todo tipo para que lo vean montones de personas a las que puede que le atraiga tu oferta pero que jamás la consumirán.

Me temo que los profesionales estamos cometiendo el mismo error que criticamos a las empresas. Nos dedicamos a lanzar mensajes publicitarios (ocultos tras una capa de buenismo y cooperación) a un público masivo para ver si hay suerte y aparece una pepita de oro. No nos dedicamos a tejer una red sino a lanzarla a ver si «cae» algún pez en un océano saturado de pescadores.





Compartir esta publicacion