La virtud no está en EL medio

MarketingHoy es San Juan. Para mí y para muchos otros profesionales independientes, está a punto de empezar una época del año especial. Entramos en unas semanas en las que hay que cambiar de actividad porque parece que el país se paraliza hasta septiembre. Pero con todas las cosas que tenemos que hacer, este periodo puede ser muy productivo si se utiliza bien.

Este verano va a ser un poco distinto a los anteriores porque en tres de los cuatro últimos años he estado centrado en escribir mis últimos libros. Estas semanas podré dedicarme, de una vez, a crear esos cursos en vídeo y en otros formatos de los que llevo hablando desde hace algunas semanas pero que el día a día no me ha permitido meterme a saco.

Como decía en algún post anterior, crear cosas nuevas siempre da algo de miedo y eso puede paralizarnos, pero creo que es fundamental probar nuevos canales, medios y formatos. Y eso no aplica sólo a quienes trabajamos por nuestra cuenta o a los que nos dedicamos a formar y asesorar sino a cualquiera que quiera mostrar su trabajo.

Creo que uno de los peores errores de un profesional que quiera hacerse visible es centrarse en un solo medio o herramienta. Con frecuencia pienso que lo mucho o poco que he conseguido no se debe al uso excelente de un único canal o formato sino a la combinación de varios de ellos. No es inteligente poner todos los huevos en una sola cesta.

Creo que cada canal tiene un uso distinto y un público específico. Centrarse únicamente en Twitter o en el Blog o en Hablar en Público o en el Networking es infinitamente menos eficaz que combinar varios de estos canales, preferiblemente mezclando lo “offline” con lo “online”. Y ahí está la dificultad. No todo el mundo se considera capaz de utilizarlos todos y prefiere centrarse en aquel con el que se sienta más cómodo dejando el resto a un lado.

Mi experiencia me dice que cualquiera, con un poquito de práctica y echándole algo de morro, es capaz de manejarse decentemente con cualquier medio, incluso los que dan más miedo como Hablar en Público o publicar algún vídeo en YouTube.

Otra de las cosas que he aprendido a base de golpes es que cada canal tiene su propio estilo aunque algunos parezcan muy similares.

Por ejemplo, escribir un libro es una experiencia completamente distinta a la de escribir un blog. Por eso no me gusta esa tendencia a publicar libros que parecen recopilaciones de artículos de un blog. Creo que la estructura, el lenguaje, el estilo y la planificación son completamente distintos.

Tuitear tiene unas reglas radicalmente diferentes a Bloguear. De hecho conozco a gente muy buena en Twitter o en el Blog pero que no mantienen el mismo nivel en ambos.

Un curso presencial no es ni mucho menos lo mismo que crear un curso delante de una cámara. Eso de no ver las caras de aquellos a los que te diriges cambia completamente la experiencia y las reacciones de quien lo imparte.

O, por no hacerlo más largo, la forma de establecer y gestionar los contactos con otras personas en una Red Social no tiene nada que ver con asistir con regularidad a un encuentro, evento o acto en el que puedas ver las caras de tu interlocutor y compartir una copa de vino.

Mi experiencia y mi recomendación es que hagas como los inversores en bolsa y que elijas tu paquete de medios en lugar de apostarlo todo a un sólo canal. No se trata de que te sientas a gusto con todos porque yo tampoco disfruto igual con cada medio, de lo que se trata es de que encuentres una buena combinación con el que consigas un efecto multiplicador de tu visibilidad.

Por último, recuerda que nadie nace sabiendo y que poco a poco la práctica te va dando soltura, así que empieza cuanto antes, experimenta y equivócate (los errores nunca son tan terribles como piensas). Y no tengas complejos ni creencias absurdas como esa de “es que yo no CREO en o no PUEDO utilizar (Twitter, Networking, Hablar en Público,…)”.

Lo bueno de todo esto es que la recompensa merece la pena, créeme, y pronto te sorprenderás al ver que consigues resultados mucho más interesantes de los que jamás habrías pensado.

Recuerda, la virtud no está en EL medio sino en LOS medios.

NOTA: Otros años, precisamente por haberme dedicado a escribir mis últimos libros, he desconectado del blog durante algunas semanas. Este año, en lugar de eso, voy a escribir sólo una vez a la semana durante los meses de julio y agosto.

Compartir esta publicacion