La confianza no se pide, se gana

MarcaAl tratar de entender lo que está ocurriendo en nuestro país es fácil encontrar algunos elementos comunes. Da igual que hablemos de la crisis de ébola, la financiera, la de la justicia, la territorial o cualquier otra. La razón de fondo siempre es la misma, la confianza.

Después de todos estos años trabajando con Branding Personal y de todos los que dediqué al branding en empresas y productos, para mí quedó muy claro que lo que hace que una marca sea valorada es la credibilidad. Y precisamente de eso andamos muy escasos en demasiados asuntos en España.

Los políticos se pueden dejar la voz (aunque creo que eso no le ha pasado nunca a un político) hablando de la Marca España. Pero como decía hace un momento, una marca, personal, comercial o de otro tipo basa su fortaleza en la credibilidad, la confianza. De nada te sirve ser muy bueno en algo si no lo has demostrado o algo peor, si cada cosa que haces la debilita.

Hay dos frases que detesto especialmente en los políticos. La primera es una que utilizan normalmente cuando hay una crisis grave, «Estoy totalmente convencido de (su inocencia, la solución del problema, el éxito de una acción,…)» y la segunda es «Quiero pedirles su confianza sobre…».

En la primera frase, lo último que espero de un político es que me cuente su vida y me diga cuales son sus convicciones. Lo que quiero saber es lo que va a hacer para que las cosas salgan bien o, cuales serán sus medidas si salen mal.

En la segunda frase parece que no se han dado cuenta de que la confianza no es algo que se pide, es algo que tienes que ganarte.

Pero creo que, por una vez, podemos tomar a los políticos como ejemplo… de lo que no debemos hacer. Entre otras cosas porque los políticos y sus derivados pueden permitirse el lujo de mentir, cagarla y delinquir sin que pase nada mientras que el resto de los profesionales no tenemos esa opción.

Tu credibilidad como profesional te va a permitir aumentar tus opciones y tu valor y va a reforzar el impacto de tu Marca Personal. El problema es que los métodos utilizados hasta ahora para vender tu «oferta profesional» se parecen demasiado a los que utilizan los políticos.

Sólo te pones en marcha cuando necesitas un empleo o un cambio de trabajo igual que ocurre en la política con las elecciones. El currículo es como el programa electoral, normalmente no se lo cree nadie. La entrevista de trabajo es como un debate televisado en el que te preparas para quedar bien y que no te pillen en algo grave.

Por eso lo importante, y a diferencia de los políticos, es que hagas algo para ganarte la confianza de aquellos que quieres que te tengan en cuenta y te elijan.

Ofrece muestras de tu trabajo

Normalmente tenemos que confiar en la palabra de un político cuando nos promete algo porque no tienen nada más que ofrecer. En tu caso, lo importante es ofrecer una muestra, una demostración, una prueba de que eres capaz de hacer lo que dices. Revisa tus logros, encuentra formas de documentar lo que hiciste y como lo hiciste o, mejor aun, hazlo de nuevo y grábalo, escríbelo o repítelo frente a alguien que pueda dar testimonio.

Consigue que hablen bien de ti tu trabajo

Esta es una de las mejores formas de generar credibilidad. Cuando alguien dice lo bueno que eres haciendo algo, vas a subir muchos puntos en la escalera de la confianza. Ya no eres tu quien lo dice sino una persona que ha comprobado tu profesionalidad. Pero no todos los testimonios son igual de valiosos, cuanto más creíble, independiente y relacionada con tu trabajo sea esa persona, mayor será el efecto. Esto también se aplica al mundo dospuntocero. Piensa que cada retuit, cada hiperenlace o cada comentario en Internet sobre tus cualidades va a reforzar (o debilitar) tu reputación.

Hazte visible

Una de las (malas) costumbres de los políticos es que una vez que llegan al poder tienden a desaparecer, a ocultarse. Y cuando alguien se esconde solemos pensar que tiene algún cadáver en el armario. Por eso, si quieres que confíen en ti, aprovecha todas las oportunidades que tengas para dar la cara y explicar lo que haces y cómo lo haces. Habla en público, graba vídeos, haz webinarios, echa una mano siempre que puedas cuando te pidan algo relacionado con lo tuyo, pero nunca te ocultes. Si te escondes luego no te quejes de que otros peores que  consiguen lo que consideras que tu te mereces.

Haz un buen trabajo

Puede parecer una perogrullada pero cuando hablamos de Marca Personal suele olvidarse que para que esta sea valiosa debe construirse sobre un buen trabajo, sobre una trayectoria continuada de experiencias positivas. Por lo tanto deberás prepararte, mejorar e innovar constantemente como profesional para que se te considere como alguien a quien «comprarías un coche de segunda mano».

Hay muchas más formas de generar confianza como compartir valores, ofrecer garantías, presentar un aspecto adecuado,… Pero mi intención con el post de hoy es que entiendas que una Marca Personal se basa en la credibilidad y que esta no se pide sino que se gana en cada acción que realizas.





Compartir esta publicacion