Menos Yoda y más Han Solo

Publico

He recorrido de un extremo al otro esta galaxia, he visto cosas extrañas, pero nunca vi nada que me hiciera creer que hay una fuerza poderosa única que lo controla todo. Ningún campo de energía mística controla mi destino. Todo eso no son más que simples trucos y tonterías. Han Solo, diciendo lo que piensa sobre la Fuerza

Esta semana estaba evaluando los trabajos de mi materia de Marca Personal de más de un centenar de alumnos de una escuela de negocios y me llamó la atención un factor común. Una parte muy importante de ellos se centraban en sus deseos, objetivos y características personales pero apenas decían nada de lo que podrían aportar a su entorno.

Pero esto no es algo que me encuentre en una escuela de negocios, es algo bastante frecuente últimamente. Por todos lados veo mucho «mis sueños son», «yo quiero conseguir», «yo soy», «me gusta» o eso tan cursi de «me apasiona». Tener claros los objetivos y los sueños personales o profesionales es fundamental para diseñar una Estrategia Personal. Sin una meta no se puede establecer una ruta.

Lo que me preocupa de todo esto es que nos olvidamos del otro elemento fundamental de la ecuación. Es estupendo que tengas sueños y que algo te apasione pero no vas a avanzar ni un milímetro para alcanzarlos si no haces algo para cumplir los objetivos, los deseos y satisfacer las necesidades de otras personas.

De nuevo voy a hacer una crítica de la autoayuda, que ya en el nombre lo dice todo. Mensajes como «tu eres lo más importante», «aléjate de los que te hacen sentir mal» o «si luchas por tus sueños conseguirás todo lo que quieres» están haciendo un daño terrible mucha gente que acaba creyéndose el ombligo del mundo y se queda tan deslumbrada como un ciervo en una carretera al ver los faros de un coche (eso dicen en las películas) y ya no hacen nada más.

Conozco a gente que no sabe como podrá pagar la factura de la luz el mes que viene pero que no tiene ningún problema en pagar una pasta indecente para asistir a una charla de un gurú motivacional que te va a decir que todo tu problema está en tu cabeza y que si te va mal económicamente es porque tus creencias sobre el dinero son erróneas. Chúpate esa. El mensaje es que, al final, la culpa siempre es tuya por no pensar adecuadamente. ¿No sería más lógico (y también trabajoso) que invirtieses sus recursos escasos en adquirir, practicar y comunicar habilidades que puedan ser útiles en tu «mercado»?

TelomerecesEse «Porque tu lo vales» o ese recurso publicitario que sin conocerte de nada da por sentado que te mereces unas vacaciones, un postre hipercalórico o unas rebajas está haciendo más daño que varias décadas de educación. Habrá momentos y personas que lo valgan y se lo merezcan y otras que no. Lo importante es tener una respuesta a la pregunta almodovariana ¿Qué has hecho para merecer esto?

Quienes acusan al Branding Personal de ser egoísta, egocéntrico e individualista es que no se han enterado de nada. Partiendo de que la Marca Personal es una huella, impacto o recuerdo que dejamos en otras personas, es imposible posicionarse en la mente de alguien si no haces algo por ella.

Quienes sólo piensan en ellos mismos ni hacen nada por los demás jamás serán tenidos en cuenta ni elegidos para nada por mucho que deseen mucho las cosas y esperen que una fuerza mágica, ley de la atracción o cualquier otra mierda sacada de un discurso de Yoda o de una taza de Mr. Wonderful les haga creer lo contrario.

¿Hay que tener claro lo que deseas y no dejar nunca de soñar? Por supuesto. Pero inmediatamente después te tienes que poner las pilas, subirte al Halcón Milenario y echar una mano a tu colega Skywalker porque los midiclorianos solo existen en la mente de George Lucas (¡qué daño ha hecho este hombre a varias generaciones!).

¿Quieres dejar una Marca Personal memorable? Pues analiza lo que tienes, lo que sabes hacer, lo que te hace valioso e inmediatamente después y sin perder ni un segundo encuentra alguien que pueda necesitar esas habilidades o cualidades. Son los demás los que van a hacer que tu oferta profesional sea valiosa. Son los demás los que, a cambio, te van a proporcionar recursos, medios y apoyo para alcanzar tus objetivos.

Podrás alcanzar tus sueños si ayudas a los demás a conseguir los suyos, pero eso sólo ocurrirá si sales de ti mismo y echas un vistazo al exterior. Se equivocan los telepredicadores que te dicen que te alejes de los problemas porque precisamente en ellos es donde están las oportunidades. Vivir en un mundo de fantasía no te ayuda a pagar facturas y además acaba siendo terriblemente aburrido. Lo que mola es salir a buscar huecos y encontrar el modo de rellenarlos.

Religiones charlatanas y armas antiguas no son rival para un bláster a tu lado… Han Solo, mencionando su arma preferida, opuesta al poder de la Fuerza

Está claro que, al final, lo importante no es La Fuerza, es La Maña.





Compartir esta publicacion