¿Te eligen por parado o por profesional?

Producto2Decía hace unos días Alba Casilda en un artículo en el periódico Expansión que «Los reclutadores no buscan parados sino especialistas en un área» y me pareció muy importante esa distinción.

Quizás debido a la influencia de la publicidad con mensajes como «porque te lo mereces», «porque tu lo vales» y otros similares hemos acabado pensando que realmente el mundo está ahí para cumplir con nuestros deseos o necesidades simplemente por ser quienes somos.

Ciertas políticas de algunos gobiernos tampoco han ayudado mucho. Parece que, poco a poco, se nos ha ido metiendo en la cabeza que sólo tenemos derechos y cada día menos deberes.

Explico esto porque creo que se está perdiendo de vista que para que se fije en ti una empresa, un grupo de amigos o la persona con la que quieres pasar tu vida, no basta con que sepan que quieres que te escojan sino que deben tener lo más claro posible que puedes aportarles algo.

O entendemos que el mundo de mueve por intereses propios o todo lo que voy a decir a continuación carece de sentido. Incluso los más «desinteresados» como los santos o los filántropos hacen las cosas por su propio interés. Unos esperan poder pasar la eternidad con «El Creador» y otros esperan algún tipo de reconocimiento o simplemente sentir algún tipo de satisfacción personal. Y no sólo no me parece mal que esto suceda sino que creo que es lo que hace que las cosas sucedan.

Sin una motivación, sin un motivo o simplemente si no esperas que tus acciones tengan un resultado positivo o un beneficio, creo que nadie haría nada. Y con las empresas sucede lo mismo. Si entendemos eso, quizás consigamos diseñar mejor nuestra Estrategia Personal.

Por ejemplo, en las últimas semanas he visto varios mensajes en LinkedIn en un tono de reproche de gente que se queja porque lleva mucho tiempo diciendo en esa Red Social que está en el paro y que necesita una oportunidad y nadie le ha resuelto su problema. En primer lugar parece que piensan que esto de lo «Social» es cierto pero, desgraciadamente, no lo es (en la mayoría de las ocasiones).

Aquí cada uno va a lo suyo. Incluso cuando das a un «Me gusta» o un RT es porque te lo han dado antes a ti, porque esperas que te lo den, o simplemente para que sepan que no has desaparecido. De nuevo, por el interés te quiero Andrés. Pero como te digo, esto no es necesariamente malo si entiendes las reglas del juego.

Por lo tanto, aquí lo fundamental no es decir cual es tu situación personal o profesional y esperar sentado a que venga el Equipo A a rescatarte. Más bien se trata de pasarse el día detectando las necesidades, intereses y deseos de los demás con la intención de llenar ese hueco. Serás capaz de alcanzar tus objetivos si eres capaz de ayudar a otros a conseguir los suyos. Más que esperar a que resuelvan tus problemas, debes ser tú quien busque los de los demás para echarles una mano.

Así que, si te presentas como parado o como alguien que espera que le llegue el amor de su vida sólo por necesitarlo o desearlo, espera sentado. Las empresas, las organizaciones, los grupos humanos, las personas se fijarán y elegirán a quienes consideren que pueden ayudarles a mejorar, resolver un problema o sentirse mejor.

La buena noticia es que todos tenemos algo que ofrecer, todos tenemos cualidades, vivencias, conocimientos y habilidades útiles para alguien. Así que, eso de presentarte como parado y no como profesional, especialista o incluso experto en algo, es un error. Alguien que se presenta como parado ya está transmitiendo que está buscando ayuda. Pero si esa misma persona se dedica a contar, mostrar y demostrar que puede ofrecer ayuda, entonces se da la vuelta a la tortilla.

No busques trabajo. Ofrece trabajo.

Y ahí reside una de las grandes dificultades a la hora de diseñar una Marca Personal. Decidir qué te hace valioso (porque serlo ya lo eres) o qué vas a resolver o mejorar a los demás y empezar a aplicarlo. También es fundamental una gestión de tu propia identidad. Si te etiquetas a ti mismo como «Parado» o como «Empleado» y no como «Profesional útil» entonces es muy difícil salir del agujero. El «es que yo no me veo como…» o «yo no sirvo para…» está haciendo un daño terrible.

Por otra parte, si te lo juegas todo a la carta de la bondad de alguien, te estás poniendo en sus manos. Siempre vas a estar en deuda con quien te dé esa oportunidad. Sin embargo, si te ves y te ven como alguien que genera resultados a otros en dinero, tiempo o bienestar entonces tu posición negociadora será mucho mejor y tu Marca Personal será más valorada.

Así que, recuerda. No te presentes como PARADO/A, (salvo que efectivamente no hagas nada de nada) sino como PROFESIONAL que es capaz de aportar valor. Si elegimos algo o alguien es porque consideramos que nos va a servir para algo, así que pongámoslo fácil.









Compartir esta publicacion