Economía Planificada

En El País de hoy, aparece publicado un suplemento que conmemora los 1000 números de las páginas salmón de Negocios del periódico. En él me encuentro unas declaraciones del ex gobernador del Banco de España, Luis Angel Rojo que dicen: » Los costes laborales acabaron con la prosperidad de finales de los 80″.

Hace ya mucho tiempo que perdí el respeto a las opiniones de los «expertos», especialmente a las de los economistas, aunque fuesen gobernadores del Banco de España. Han cometido errores garrafales pero desgraciadamente veo que no son capaces de rectificar.

Si hay algo que necesitamos urgentemente es una liberalización de la economía en todos los aspectos, especialmente los laborales. Tratar de «meter mano» en las negociaciones empresariales es letal para una economía que pretende competir en un mundo globalizado. Este señor no ha hablado de la necesidad de aumentar la productividad mediante el fomento de la creatividad, la eliminación de barreras para la creación de empresas o el apoyo a los empresarios que cada día arriesgan su patrimonio. Pretende influir desde su atalaya para disminuir los costes laborales, ¡que original!

Hay una cosa que como Químico me ha quedado clara. Un sistema alcanza el equilibrio por si mismo y cualquier intento de modificar ese equilibrio, requiere energía. El señor Rojo (apropiado ¿verdad?) cree que se debe influir en el equilibrio natural de las cosas, pero eso tiene un coste, como todos hemos podido sufrir.





Compartir esta publicacion