Los asesinos del entrenador («Coach»)

Muy probablemente los que conoceis mi página y mis comentarios en esta bitácora habreis detectado cierto recelo por mi parte hacia el «coaching». Y estais en lo cierto. Tras muchas horas de investigación y de trabajo en este área he llegado a dos concluciones.
La primera es que en ese saco, los llamados «expertos en personas» han metido de todo, de tal forma que pudiesen seguir vendiendo, la misma paja de siempre pero con un nuevo envase. Son los que un día se apuntan a la inteligencia emocional, otro día al «mobbing» y el siguiente al «coaching».
La segunda es que la idea inicial era excelente por su sencillez y su sentido común. Considero que tiene herramientas muy potentes como la fijación de metas, el autoanálisis, la conciencia y responsabilidad, etc. que también se aplican en el «Personal Branding». Yo considero a John Whitmore como el verdadero creador moderno del concepto. Pero ha sido completamente adulterada cuando cada cual ha tratado de arrimar el ascua a su sardina.
Una vez dicho esto, creo firmemente que la puntilla la han dado los «consultores de RRHH» que a toda costa tienen que facturar en un mercado ya muy prostituido y para ello son capaces de ponerse la gorra de lo que sea. Desgraciadamente, he conocido decenas de ellos que me han reconocido con todo el desparpajo del mundo que ellos hacen «coaching» y dan formación sobre ese tema tras haber ido a una charla de un par de horas o de un día en el mejor de los casos.
Quienes están pagando el pato son los verdaderos profesionales, muchos de ellos independientes que llevan trabajando en la orientación profesional y personal mucho antes de que todos estos advenedizos se subiesen al carro.
He tenido la suerte de conocer a alguno/a de estos, la mayoría mujeres, lo que no se porqué no me sorprende, y creo que están siendo absolutamente perjudicados por la mala fama creada por los «expertos en personas» que lo mismo te venden un curso de formación de ventas que un programa de excel avanzado.
Hay otro elemento que me hace antipático este concepto y es que se dirige a la altísima dirección. Las grandes consultoras me dicen con toda seriedad que es que los niveles inferiores de las organizaciones no son rentables. En fin.
Asi que quiero que quede claro que tengo el máximo respeto a los «COACHES» que entienden a las personas y no a los que pretenden convertir este concepto en procedimiento estereotipado como el de manejo de un programa de ordenador.
Gracias Carmen.





Compartir esta publicacion