Líderes, ¡Madre mía!

En uno de esos asuntos consultoriles apasionantes que suele abrir Julen, debatíamos hace unos días sobre el liderazgo.

Creo que un líder tiene una Marca Personal fuerte y reune muchas de sus características. Se puede tener una Marca fuerte y no tener jamás la oportunidad de ser lider pero no creo que ocurra lo mismo a la inversa. Un líder debe tener una Marca Personal sólida.

Hace tiempo que llegué a la conclusión de que el liderazgo es algo mucho más simple de lo que están contándonos. No hace falta seguir gastando tinta y papel. Como decía en el debate, para mí el liderazgo es:

1º Tener objetivos claros, saber lo que se quiere.
2º Que exista un grupo de personas a quienes les interese lo mismo que tu o alguno de los subproductos derivados de tu objetivo.
3º Saber comunicarlo.

Luego ponía algunos ejemplos de libro que se ajustaban a esas características. Sin embargo, ayer medio adormecido en el tren me vino el ejemplo perfecto y que todos conocemos.

¿Qué persona cercana a cada uno de nosotros, sabe lo que quiere, sabe siempre (y no se como) lo que quieres tú, y sabe comunicarlo? ¿Y ademas tiene una Marca Personal fortísima?

Os doy otra pista, tiene una habilidad especial para lanzar una zapatilla y darte en el culo con la precisión de un misil teledirigido.

La última, XXXXXXXXXX, no hay más que una (¿La diferenciación no es una característica fundamental de la marca?)









Compartir esta publicacion