El emprendedor no viste de Prada

Una de las primeras cosas que descubre un emprendedor es la enorme dificultad que implica poner en marcha una idea mientras está sometido a todo tipo de presiones, principalmente financieras y de tiempo.
Pronto se da cuenta de que, salvo que sea Superman, alguien va a pagar un precio. Puede ser el negocio, la familia, uno mismo o todo junto.

Por eso, salvo que cuentes con dinero «de papá» o de un alma caritativa (¿?), la puesta en marcha de una empresa es algo a lo que solo pueden acceder unos pocos. Y aquellos que aún así lo intentan son tratados de irresponsables, locos o inconscientes.

Cualquiera que pretenda hacer algo más que ser un «empleado» durante cuarenta años va a tener que enfrentarse con el dedo acusador de quienes le sugieren que se deje de tonterías porque tiene unas «obligaciones». Que ya es mayorcito (tenga la edad que tenga) para «aventuras». Y esto hace que no cambie el orden natural de las cosas y de la sociedad. Cada cual en su cubículo y Dios en el de todos.

El caso es que el emprendedor sabe que dificilmente va a conseguir más de una hora de su tiempo para hacer algo para sí mismo. Una de esas actividades que en «condiciones normales de presión y temperatura» haría con toda naturalidad. Como por ejemplo, ver una película. Y no digamos nada si es en el cine.

Pues bien, hoy he conseguido el milagro y he podido ver, tras muchos meses, una peli. Y la he disfrutado como si fuese la primera vez que veo una. Y además he encontrado que es un excelente caso de estudio de Personal Branding en todos sus aspectos. Aunque mi deformación profesional es tal que creo que me hubiese ocurrido hasta con Garfield 2.

Se trata de El diablo viste de Prada. Ha sido un regalo. Entretenida, con diálogos inteligentes, buenos actores, buena música,… Pero sobre todo me ha encantado porque hace un repaso a un montón de aspectos relacionados con la Marca Personal.

1. Habla de la gestión del cambio. De como una persona es capaz de adaptarse y readaptarse a una situación si está alineada con sus objetivos.

2. Explica con crudeza y realismo ese precio que hay que pagar por alcanzar tus sueños, aunque luego sean pesadillas.

3. Cuenta lo dificil (o imposible) que es gestionar el tiempo y compatibilizar tu vida personal y profesional.

4. Describe con realismo el efecto que tienen las creencias, los valores y las prioridades de cada cual a la hora de tomar decisiones. Y de las consecuencias que tiene si vas en contra de ellas.

5. Muestra constantemente las situaciones a las que se enfrentan profesionales competentes y competitivos.

6. Refleja la importancia de la imagen y el precio de la libertad que supone el que tengas que adoptar un «uniforme-envase» que no encaja con tu marca-producto.

Y otras muchas cosas, traición, liderazgo, borreguismo, estupidez, mercado, competencia, la venta de uno mismo,…

Absolutamente recomendable si quereis entender de una forma práctica algunas cosas que cuento en mi proyecto de Marca Personal. Hay más teoría sobre Personal Branding en esa peli que en muchos de los libros que he leido.

Evidentemente hay mucho de exagerado (o no) del mundo de la moda que describe, pero si alguien quiere una ración más «gore» de ese mundo, le recomiendo un clásico, Glamourama de Bret Easton Ellis.


Compartir esta publicacion