Blogs: ¿Herramienta o Religión?

De vez en cuando me salen algunos posts que parece que están hechos a propósito para perder amigos blogueros. En estas fechas “tan señaladas” se me ha ocurrido uno de ellos, será el empacho.

No se si soy un bicho raro, pero aunque me encantan los blogs por lo que son y por lo que les rodea y es una de las herramientas que recomiendo a mis clientes y alumnos, me preocupa muy poco la filosofía bloguera.

Después de dos años, no tengo nada claro que es eso del trackball, ni para que sirve lo del del.i.cious o como se escriba.

Una vez traté de darme de alta en WordPress y casi me vuelvo más idiota de lo que soy.

No se cuanta gente está suscrita a mi blog en feedburner. ¿Es feedburner un agregador? ¿Se dice agregador?

Solo se que es una forma fácil y eficaz de hacer llegar un mensaje. Es una herramienta. Es genial para el Personal Branding, pero no creo que haya que mitificarla.

Francamente, no se lo que va a ser del blog dentro de un tiempo. Ni me importa. Ya aparecerán otras cosas.

El teléfono lleva décadas funcionando y no he visto muchas listas que expliquen lo que es un telefonoadicto o si entramos en la era del Phone 3.0

A veces, y pensando en el blog de mi amiga Sara, lo comparo con otras herramientas y saco conclusiones absurdas.
Si yo quiero hacer llegar mi idea tengo varias opciones.
Si quiero clavar un clavo puedo utilizar varias herramientas. Una piedra, un martillo o una taladradora. Supongo que habrá otras formas.

Pero lo último que se me ocurre es ponerme a discutir el futuro del martillo o las leyes del taladrador moderno.

¿Es más auténtico el que utiliza una piedra?
¿Se debe considerar auténtico “manitas” al que utiliza una taladradora sin cable?
¿Cual es la forma correcta de agarrar el martillo?
¿Con que frecuencia debes poner un clavo?
¿Poner un “taco” es prostituir la herramienta?
¿Son verdaderos bricolageros aquellos que pegan flojito porque tienen miedo a hacerse daño en el dedo?

Vale, ya se que los B&B; se parecen a las reuniones de Home Depot de EEUU o a las que creo que se organizan en el Centro Maderero del Bricolage. Pero no podemos convertir esto en una “religión”. O si, allá cada cual.

Francamente, a veces leo algunos debates en la blogosfera y me acuerdo de los extraterrestres de goma de Toy Story, ¡Por el amor de Dios! es solo un gancho…

Como he dicho, el blog es muy eficaz para la Marca Personal.
Seguiré experimentando con todo lo que vaya saliendo.
Seguiré recomendándolo.
Y espero seguir haciendo buenos amigos gracias a él…
Si me queda alguno después de este post.









Compartir esta publicacion