Química Recreativa XVIII: Mínima Energía e Intramigración

Al ver las noticias en los últimos tiempos, aunque sea Semana Santa, tengo la sensación de que en muchas ocasiones los profesionales de este país nos comportamos como átomos en su estado de mínima energía.

En física, el estado fundamental de un sistema es su estado cuántico de menor energía. Un estado excitado es todo estado con una energía superior a la del estado fundamental.
Si hay más de un estado de mínima energía, se dice que existe degeneración entre ellos. Un sistema en el cero absoluto de temperatura está en su estado fundamental.

Dicho en cristiano (con perdón), si dejamos aislado un sistema y no le aplicamos ningún estímulo, acabará cayendo a su estado de energía más baja. Creo que esto está ocurriendo con mucha gente a nuestro alrededor.

Parece que cuando entramos a formar parte de «EL SISTEMA» vamos permitiendo que las cosas sucedan hasta alcanzar un equilibrio estable que requiere un mínimo esfuerzo.
Nos incorporamos a sistemas (empresas, amigos, partídos políticos, sociedad,…) que solo requieren que «estemos ahí». ¿Podríamos decir también que están DEGENERADOS?

¿Que necesitamos para pasar a un estado de energía superior? ¿Como podemos «excitarnos» para dejar de ser átomos con marca blanca y convertirnos con en átomos con marca propia?

Lo que voy a decir no es politicamente correcto, pero detesto la demagogia. Creo que mucha gente está buscando la excitación externa en lugar de la interna. Manifestaciones para pedir una casa, subvenciones hiperpublicitadas en periodo electoral, cruzar los dedos para que la OPA la realice quién más pague sea de donde sea, más vale pedir (a papá, al jefe o a quién sea) que emprender…
Me da la sensación de que hay más miedo de perder que necesidad de ganar.

Quienes se suben a un cayuco o se vienen con lo puesto desde el otro lado del Atlántico o de los Pirineos han encontrado la energía de excitación necesaria para hacer algo que mejore su vida. Han decidido que no quieren seguir viviendo en un sistema degenerado y quieren pasar a un estado de energía superior. Ellos no tienen miedo a perder porque no tienen nada que perder y mucho que ganar.

Quizá deberíamos empezar a pensar como Intramigrantes (no creo que exista esa palabra) y empezar a pensar como parias en nuestra tierra.
No podemos pasarnos la vida quejándonos de especuladores, políticos, educación, televisión, el precio de las copas (o de las OPAs) o la falta de nieve para practicar el Snowboard.
Ya es hora de empezar a tomar las riendas de aquello que podemos controlar y dejar de lado lo que escapa a nuestras decisiones.
Creo que ha llegado la hora de comenzar a buscar la energía necesaria para dar el salto en lugar de acomodarnos en un estado de mínima energía.
Podemos seguir siendo gaseosos o utilizar las redes para formar estados cristalinos sólidos que puedan enfrentarse al SISTEMA.
¿Cuanto tiempo vas a seguir estando en el CERO ABSOLUTO?

A lo mejor me equivoco, pero al menos en teoría lo tenemos más fácil que quienes arriesgan su vida en el Estrecho de Gibraltar o metidos en un contenedor que atraviesa Europa. Pero como decía antes, creo que a veces es más fuerte el miedo a perder que la oportunidad de ganar.

¿De donde vas a sacar la EXCITACIÓN que te va a sacar de tu estado de Mínima Energía?





Compartir esta publicacion