Talentontería y Matrix

Vamos a ver si ponemos las cosas en su sitio de una puñetera vez.

¿De verdad hay alguien que crea que la gente tiene éxito por su talento? A ver, piensa un poco y mira a tu alrededor.

¿Es que las personas que dirigen las empresas son científicos de la NASA o genios renacentistas?
¿Son nuestros políticos, elegidos por millones de personas, competentes?

Echa un vistazo a las páginas salmón. ¿Cuantos presidentes, consejeros delegados y altísimos cargos están protegidos por contratos blindados mientras sus empresas se van a la mierda y la gente que realmente trabaja cobra un salario de miseria o debe irse a la cola del paro? ¿Es que el talento de los primeros es 100, 1000 o n veces mayor que el de los últimos? ¿O hay otras variables en esta ecuación?

Lo siento, pero vivimos en un mundo de mediocres donde la imagen y el aguante son con frecuencia más importantes que la competencia, el compromiso y por supuesto el talento. Los más talentosos no son los que triunfan, no hay más que ver quienes nos mandan y dirigen.

Algunos utilizan el rollo de la retención del talento como filtro para escoger o más bien descartar a quienes consideran que no cumplen sus requisitos. Al final es una decisión subjetiva y personalísima basada en las percepciones y en la intuición de quien elige la que decide una contratación, un ascenso o un despido.

Un ejemplo: Entre un empleado sumiso y obediente con la capacidad justa y otro creativo e inteligente pero poco dado a respetar reglas absurdas, ¿Quien crees que tiene todas las papeletas para ser elegido en el mundo corporativo de nuestro país?

No te estoy diciendo que hagas lo mismo y que no intentes salir de la mediocridad. Pero si eres bueno en lo que haces y tienes valor para competir de una forma más activa y enfrentarte a los problemas, tienes todas las papeletas para sobresalir si eres capaz de salir del cascarón/cubículo/contrato basura.

Si eres jodidamente bueno o buena en cualquier cosa, HAZ ALGO PARA QUE EL MUNDO SE ENTERE. Construye una Marca Personal conocida y reconocida.

Desde hace algún tiempo, nos estan dando la lata todo el puto día con el Talento. Como decía el otro día, el talento, no es más que el último juguete para que algunos expertos en personas sigan facturando. Esto del talento suena bien, es algo positivo y le ocurre como al culo, que todos tenemos uno, aunque el del algunos es más grande que el de otros pero al final solo sirve para sentarse y otras cosas.

Pero lo que no nos dicen es que hay otros factores más importantes a la hora de prosperar en las organizaciones. La visibilidad, los contactos, la actitud, la reputación, tener claro lo que se quiere y lo que no. Lo siento, ya se que todo esto no es políticamente correcto, pero mi intención es decir las cosas como las veo y las vivo.

Si quieres vivir en Matrix, allá tu, yo ya he elegido la pastilla roja.





Compartir esta publicacion