Compromiso y Consultoría Personal

Es tan patético como aburrido leer día si y día también las quejas de las plañideras de RRHH sobre la falta de talento y de compromiso. Parece que ellos no son responsables de nada, que todo es culpa de las circunstancias, de la coyuntura.

Los artículos que aparecen en la prensa especializada y el las webs de los gurús de gestión de personas parecen las quejas de un niño. «Mamá, los otros niños no se comprometen, no hacen lo que yo digo cuando a mi me apetece…»

Y es que a este tipo de profesionales les encanta hablar de conceptos ambiguos, etéreos y subjetivos para evitar precisamente que les pongan en un COMPROMISO.
El compromiso no es más que un chantaje emocional que se utiliza para exigir esfuerzos extra a cambio de nada, sin contrapartidas. Pero eso ya no cuela.

La solución no está en el compromiso sino en la profesionalidad. Si los profesionales somos microempresas con Marca Personal necesitaremos asesores, consultores o consejeros que nos ayuden a ser más eficientes. Pero de forma objetiva y concreta y no en función de las teorías volubles del momento.

De todo esto hablo en mi artículo de este mes para la web de AEC.









Compartir esta publicacion