¿Diferenciación o Confianza?

Si tuvieses que comprar un coche, una televisión, una caja de condones o buscar un peluquero (o un cirujano) y pudieses elegir entre uno muy original pero desconocido o uno más tradicional pero fiable ¿Cual escogerías?

Como hay gente para todo, habrá respuestas para todos los gustos, pero me atrevo a pronosticar que cuando se trata de tomar decisiones que pueden implicar un coste elevado y no tenemos información, nos decantamos por lo seguro más que por lo “diferente”.

Cada día estoy más convencido de que el valor de la marca, personal o comercial, está en la fiabilidad, en la seguridad que proporciona lo conocido. Podemos quedar impactados con algunos productos innovadores, podemos poner a Madonna como ejemplo de artista que sorprende, pero al final esa es la excepción, no la regla. Al final nos quedamos con Jose Luís Perales, Serrat, Los Rolling o Aretha Franklin. Incluso Madonna nos genera confianza por su innovación constante.

Me temo que el desconocimiento existente sobre el “branding” lo confunde todo. Creo que hay mucha gente que cree que una marca fuerte debe ser “güay”,”cool”, divertida de la muerte o superchula. Pero al final, las marcas que sobreviven son las que tienen una larga trayectoria de fiabilidad, coherencia y altos estándares de calidad.

Digo esto porque parece que para destacar, para sobresalir en el mercado laboral o incluso en la blogosfera, debes estar inventando la pólvora cada día. Y yo creo que más bien se trata de trabajar día a día, de sembrar con paciencia, de hacer las cosas bien y no meter demasiado la pata.

Si apareces corriendo en pelotas en una final de un mundial de futbol, tendrás tu minuto de visibilidad, serás diferente, pero no serás una marca.
Una marca es una huella, pero no es lo mismo dejarla en la orilla de una playa que en Hollywood Boulevard.

Me temo que vivimos en un mundo en el que se trata de impactar, no de perdurar. Los políticos son un ejemplo de ello. Pero una Marca Personal existe para que quién la posee sea recordado como alguien en quien confiar.

Si eres un profesional, un candidato que busca un trabajo, debes hacer todo lo posible para que se te reconozca como fiable. Y si, si quieres demostrar que eres diferente, distinto, deberás hacerlo reforzando tu credibilidad y dar pruebas de que eres más rápido, más preciso, más astuto, más… Eso es lo que te diferencia y no un par de retoques más o menos superficiales en tu aspecto o en tu CV.









Compartir esta publicacion