Guías de posicionamiento para empleados

Hace una semana hablaba de las posibilidades aplicación de la Marca Personal como herramienta de promoción interna dentro de una compañía.

En realidad, las claves del concepto no cambian con respecto a otros entornos como el de los emprendedores, los coaches, los consultores, los expertos o cualquier otro tipo de profesional por cuenta propia. Lo que si se modifica es el alcance, el entorno y las herramientas a utilizar.

El alcance es mucho menor. Frente a la posibilidad de dirigirte a todo El Mundo (literalmente) como profesional independiente, el empleado tiene mucho más restringido el alcance. Un profesional por cuenta ajena solo puede llegar a donde le dejan. Tu mente pertenece a tu empresa. No hay cadenas físicas, estas han sido sustituidas por normas explícitas o implícitas. Ya he dicho alguna vez que más que retención del talento habría que hablar de detención del talento.

El entorno, los clientes y la competencia están dentro de la propia organización. Los que van a “comprar” tu trabajo son los que te rodean en un organigrama. En muchas ocasiones estos también pueden ser competidores que pretendan los mismos recursos que tú (empleo, ascenso, subida de sueldo, despacho,…).

Existe una dificultad añadida, tu cliente no es el consumidor final. Puede que quién te pague sea la empresa, pero quién consume tu “producto” quizás sea tu jefe o tus colaboradores. Esa mezcla de objetivos, muchas veces contrapuestos, te pueden complicar mucho tu estrategia de posicionamiento de Marca Personal.
Quizás tu empresa-cliente te exige que cumplas unos objetivos, pero tu jefe-consumidor lo que quiere es que te quedes hasta las tantas para hacerle quedar bien, que no le pongas en evidencia o que no inventes nada que le haga trabajar más, aunque sea bueno para la empresa-cliente (no se te paga por pensar).

Las herramientas de notoriedad y de gestión de percepciones son muy distintas a las de un Agente Libre. En primer lugar son mucho más limitadas. No puedes hablar con quién te apetece sobre tu trabajo. No puedes darte a conocer como un experto si no lo autoriza la compañía.
En segundo lugar, juega un papel muy importante el politiqueo, la gestión de los rumores y cotilleos, el “aparenting”. En ese sentido, aunque tampoco está exento de problemas, el posicionamiento de un profesional por cuenta propia es mucho más “auténtico” porque puede escoger varios entornos en los que desarrollarse en lugar de limitarse a un “ecosistema” cerrado y estático.

De todo esto hablan los libros que os recomiendo en el video de hoy y que una vez más me confirman que trabajar por cuenta propia es una excelente opción. Especialmente en estos tiempos.

Compartir esta publicacion