Pepitas de Oro y el Por si…

Quizás esté un poco saturado, algo cansado y con ganas de desconectar, pero cada día se me hace más cuesta arriba esto de lo 2.0, la conversación y la colaboración.
Ya se que suena sociópata, antipático y poco «cool», pero que le vamos a hacer.

Supongo que hay momentos en los que debes pararte y priorizar. Debes sentarte y elegir aquello que te es más eficaz (material y emocionalmente). Esto de La Red es fenomenal, hay muchísimas cosas y sobre todo muchísima gente interesante. Pero no creo que sea posible ni sano pretender llegar a todo y a todos.

Ya he hablado aquí sobre lo que me gustan los libros. En las estanterías de mi casa se acumulan en dos y hasta tres filas. Tengo más libros interesantes de los que jamás podré leer. Sin embargo, no puedo evitar cargar con carretillas enteras cuando veo que hay libros magníficos por 3 Euros.
Si por mi fuera, me pasaría el día ojeándolos y descubriendo cosas interesantes. Pero se que eso además de poco práctico es absurdo.

Supongo que cualquiera de vosotros se habrá dado cuenta de que cuando ha leido tres o más libros sobre un tema, las ideas comienzan a repetirse y cuesta mucho encontrar ideas interesantes. Pepitas de oro.

En los últimos tiempos siento que en La Red ocurre algo parecido. ¿Cuantos decálogos sobre la elaboracion de un CV pueden proponerse? ¿Cuantas claves para escribir un blog son posibles? ¿Cuantas listas de consejos sobre cualquier tema pueden crearse?

Creo que es hora de empezar a recuperar las prioridades. ¿Tiene sentido estar preocupado pensando en los emails que están llegando a tu bandeja de entrada? ¿Es lógico mantener una conversación con un tipo que dedica más tiempo a ver los mensajes en su blackberry que a charlar con la persona que tiene delante? ¿Merece la pena estar twitteando cuando podrías estar con tu hija montando en bicicleta?

Creo que la blogosfera, como cualquier otra esfera, es finita pero ilimitada. Si hubiese un algoritmo que permitiese que una idea apareciese solo una vez en La Red creo que Google podría gestionarse con un Pentium II.

Me parece que lo 2.0 nos ha metido en una vorágine de búsqueda y conversación tan apasionante como inutil. Es cierto que lo que hay en Internet es brutal, pero también lo es lo que hay en una biblioteca municipal y no he visto oleadas de gente hojeando libros.

A veces tengo la sensación de que muchos consideran/consideramos que hay que estar en La Red «Por si». Por si encuentras la oportunidad de tu vida. Por si aparece la persona o idea que llevas años buscando. Por si se pasa por tu blog, web, red social,…, el headhunter, inversor, cliente,… que estás esperando. Pero pensar así es equivalente a dejar las cosas en manos del azar.

Esta es solo una opinión personal basada en una situación en la que debo gestionar más eficazmente mis recursos. Pero he llegado a un punto en el que creo que la búsqueda de una pepita de oro, posiblemente inexistente, no compensa el esfuerzo y los recursos invertidos.

Esto no es una despedida ni nada parecido, solo es una reflexión que me lleva rondando toda la semana.





Compartir esta publicacion