Ocio, Negocio, Posicionamiento, 2.0 y Marca Personal

Como en años anteriores, la revista Actualidad Económica saca una lista de españoles influyentes en un número especial de verano. Un vistazo rápido a ese ranking te devuelve a la realidad y esta no es 2.0 ni nada que se le parezca.

Mientras aquí (en lo virtual) nos pasamos el día encantados de conocernos y de dorarnos la píldora o de enfrascarnos en debates profundísimos sobre el nuevo juguete de Steve Jobs o las 101 claves para gestionar eficazmente tus contactos en Facebook, las auténticas decisiones y negocios se siguen cociendo en otros lugares más “físicos”.

Emilio Botín (nº1 del Ranking) no puede tener un millón de páginas vistas en su blog porque no existe. Pero seguramente sustituye esas visitas por Euros.
Paquirrín (¡¡¡nº65!!!) es considerado más influyente que cualquiera de nuestras estrellas 2.0 (gracias Sergio por el enlace).

De Penélope Cruz (45) a Antonio Mingote (89), de Rodrigo Rato (21) a Carme Chacón (24), de Fernando Alonso (26) a Josep Guardiola (27), profesionales de todo tipo pero pocos dospuntocerolenses. Curiosamente no he visto a ninguno de esos Gurús, gurusitos y santones del management que aparecen en todos los medios.

Mientras sonreimos por su analfabetismo dospuntoceril (¿Debería ser Punto Cerril?), ellos se estarán descojonando de los nativos digitales, “early adopters” y otras hierbas.
Mientras presumimos de nuestra posición 95.678 de Technorati ellos no saben ni lo que es eso ni les importa.
Mientras vamos acumulando amigos en Facebook y dando lecciones de la utilización de Linkedin para hacer contactos profesionales, ellos gestionan y cuidan los que realmente les sirven.
Mientras comprobamos como céntimo a céntimo, mes a mes vamos consiguiendo nuestros 70 Euritos de AdSense, ellos se lo gastan en una botella de agua mineral.
Mientras vamos soltando frases lapidarias en 140 caracteres y nos sentimos importantes porque alguien los Retwittea, ellos hablan lo justo, en el lugar adecuado y con la audiencia perfecta. Y al día siguiente lo ven impreso o se escuchan en el programa de la mañana en la radio.

Mucha de esta gente nos puede parecer inutil (hay muchos políticos), incompetente, inculta o frívola, pero ahí están. No saben nada de lo que ocurre en dospuntocerolandia porque les importa un bledo y no quieren saberlo porque no les aporta nada. Saben que la influencia, la pasta y las decisiones están y se toman en salones, palcos y restaurantes y no en un foro virtual.

Si te encontrases con Florentino Perez (4), Amancio Ortega (7) o Cesar Alierta (15) en un ascensor (otro día hablaré del mito del Elevator Pitch) y les contases que tienes 3000 amigos en Facebook y más de 1500 followers en Twitter, harían lo mismo que haces con tu hija cuando te enseña el dibujo que ha hecho de Bob Esponja, sonreir, decir que está muy bien y decirle que siga jugando porque los mayores están hablando.

Creo que La Red es una herramienta fantástica para ir posicionándote cuando no tienes medios. Es una forma excelente de ir dejando tu huella, de ir descubriendo y desarrollando tu Marca Personal, pero no deja de ser una interactiva, atractiva y sobre todo enorme y ruidosa tarjeta de visita.

Lo 2.0 es un medio para los que no tenemos medios, pero no es El Medio y mucho menos El Fin. Por eso, si quieres optimizar las posibilidades de posicionarte que te ofrece Internet como profesional, piensa en ello como en un negocio y deja el ocio para otras ocasiones.

El potencial de negocio de La Red para un Agente Libre o para un profesional está precisamente en poder escapar de ella. En este mundillo puedes encontrarte con el sobrerero loco, la reina de corazones o el gato de Chesire, pero es tan irreal como el del cuento y tarde o temprano tendrás que salir del agujero en que has caido.

En realidad, La Red, es algo así como cuando en el colegio el profesor preguntaba algo y muchos levantaban la mano (yo, yo, profe, yo). En este momento muchos levantamos la mano con la esperanza de que algún día podamos convertirnos en el profesor.









Compartir esta publicacion