La Movida, Marca Personal y la degradación de los conceptos

Tengo 43 años, así que, si en lugar de vivir en Alicante, hubiese vivido en Madrid en los 80, podría decir que yo formé parte de La Movida. Sería mentira, pero no sería el primero ni el último en subirse al carro.

Dicen que La Movida empezó a morir el día en que se popularizó. Dicen que a partir de aquel momento las instituciones y algunos listillos se apoderaron del concepto y lo despojaron de su autenticidad y valor. El movimiento se desnaturalizó y perdió el espíritu que lo puso en marcha para convertirse en una manera de que algunos espabilaos hiciesen dinero.

Este proceso de degradación es aplicable a cualquier concepto o herramienta de gestión. Es más acelerado cuanto más popular y «rentable» puede llegar a ser. Ha ocurrido con la consultoría, con el coaching, con el liderazgo, con la formación,…

En todos los casos hay un grupo de pioneros y auténticos profesionales enamorados de lo que hacen, pero siempre aparecen «espontáneos» con el signo del dolar en los ojos que no entienden nada pero que lo joden todo.

No es un problema de competencia sana. Creo que una categoría de productos o de servicios se desarrolla si hay una rivalidad entre competidores que tienen los mismos valores y creencias.

Lo que destruye un concepto son aquellos que utilizan una denominación para vender su mercancía defectuosa. Son los parásitos que se suben a un carro que algunos llevan mucho tiempo arrastrando. 

Con el Branding Personal está ocurriendo el mismo fenómeno. Cuando hace seis años empecé con esto, lo hice para ganarme la vida, si, pero también para cambiar las cosas. Me planteé el concepto de Marca Personal como una forma de dar poder a las personas frente a las organizaciones, de luchar para dejar de ser números, estadísticas, votos o códigos de barras y volver a convertirnos en seres humanos.

Para conseguirlo no he dudado en dar caña a quienes he considerado que nos están aborregando. Incluso a sabiendas de que son quienes me tendrían que «comprar» mis servicios. Pero creo que ha merecido la pena.

Siempre he visto el Branding Personal como la elaboración de una estrategia combinada de técnicas y herramientas para conseguir un resultado de posicionamiento y de influencia personal. Si eso se hace bien, se consigue tener dejar una marca en tu entorno.

En los últimos meses he visto surgir como setas a personas que dicen que «venden» Marca Personal. En realidad lo que hacen es vender alguna de las herramientas con las que se crea esa estrategia. Redes Sociales, Imagen Personal, «Portfolio», Marketing… Pero eso no es ni Marca Personal ni Branding Personal.

Hace unos días estuve charlando sobre todo esto con un grupo de profesionales de esos que consideramos «de alto nivel» y que tienen «CONTACTOS». Casi me dan ganas de llorar. Todo lo que han entendido del concepto es que hay que tener una imagen «adecuada». Para ellos, la Marca Personal tiene más que ver con la Cirugía Plástica o el color de la corbata que con la defensa de tus principios o la realización de un buen trabajo.

La solución a todo esto ya la he comentado aquí en varias ocasiones. Si no quieres que tu nombre se asocie a un concepto, debes conseguir que se asocie a una solución y a una forma de hacer las cosas. Tú eres la única barrera de entrada infranqueable. Y tu nombre es la única marca que solo depende de tí.

Creo que lo importante es tener algo que ofrecer, algo que merezca la pena. El aspecto debe ser suficientemente digno como para no perjudicarte, pero nada más. Llevo años luchando para que se aprecie  a la gente por lo que ES y no por lo que APARENTA. Ese es el trasfondo de mi forma de ver el Branding Personal.

NOTA: En relación con lo anterior, sabéis que no me gusta hablar de las cuestiones estéticas ni creo que haya que dar a la imagen (física o virtual) más importancia que la que tiene. Así que solo diré que he cambiado la web (obligado por Blogger) y espero que os guste, pero sobre todo que os sea más manejable. Quiero ir añadiendo muchas cosas y cambiando el resto, pero poco a poco.





Compartir esta publicacion