Algunas reflexiones prenavideñas

En pocos días habrá terminado este año tan intenso. Supongo que es hora de revisar lo que hemos hecho y de mirar hacia adelante. En este post solo quiero comentar algunas ideas muy personales, diversas y dispersas que me han ido surgiendo estos días.

Menos «Show» y más «Business»

No soy muy dado a celebrar cumpleaños 2.0, pero ayer hizo seis años que escribí mi primer post. Desde entonces, no he dejado de acudir a mis citas blogosféricas. A pesar de mis comentarios críticos hacia dospuntocerolandia, no seré tan desagradecido como para no reconocer que lo poco o mucho que he ido consiguiendo, sobre todo al principio, ha sido gracias a las herramientas de La Red y, sobre todo, a la gente que me ha permitido conocer.

Sin embargo, en todos estos años siempre me he preguntado si todavía no habría podido obtener mejores resultados dedicando más tiempo al mundo 1.0. Supongo que nunca lo sabré.

Pero mi intención para este próximo año es racionalizar mucho más la exposición («show») en los medios online y dedicar más esfuerzos al negocio («Business»). Eso no significa que vaya a hacer menos cosas en Internet, más bien al contrario. Entre otras cosas, tengo que retomar los vídeos. Pero seguramente no estaré buscando mi dosis 2.0 cada pocos minutos porque he comprobado que eso es terrible para tu vida profesional y personal.

Bajar de la «nube»

En el post anterior, comentaba Jaime el problema de la desaparición de del.ici.ous. Hace pocos días, Bloglines se ha convertido en un engendro inmanejable. A Facebook le ocurre como a los hipermercados, cada día te cambian las cosas de sitio y no sabes donde encontrar lo que buscas. El caso es que cada día tengo menos interés en mantener las herramientas de otros porque nunca sabes cuando te van a dejar tirado y en los que todo lo que aportas beneficia a los Mark Zuckerberg de este mundo.

Con muchas herramientas dospuntocerolenses me siento como un «okupa». Son sitios que no te pertenecen. Lugares en los que hay otra gente, como tú, a la que te apetece conocer y que quiere hacer cosas. Pero el día menos pensado, cuando ya te has instalado, deciden cerrarlo, desalojarte o cobrarte. Creo que los refranes son muy sabios y hay que aplicar aquello de «Cada uno en su casa y Dios en la de todos».

Por lo tanto, mi intención es centrar mi información y mis contenidos en mi blog o en sitios propios. Mi obligación es generar suficiente contenido interesante y útil como para que atraiga a mi «tribu». Ya estoy muy mayor para salir «a la caza». Ya se que lo que digo es es muy poco 2.0, pero que le vamos a hacer.

Potenciar el I+D

Una de las cosas que me siguen cabreando muchísimo son algunas interpretaciones interesadas o absurdas relacionadas con el Branding Personal. Día si y día también aparece algún espabilao que comenta tópicos absurdos sobre la Marca Personal que pensaba que ya estaban superados y que una simple investigación podría haber aclarado. Pero supongo que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Ya no pienso perder un minuto con ese tipo de personas.

Lo cierto es que ha llegado la hora de desarrollar nuevos productos. Por supuesto, voy a seguir desarrollando y potenciando el concepto. Además, hay amigos como Soy mi marca o Pablo Adán que están creando enfoques nuevos y muy interesantes y con los que estoy seguro que el Branding Personal va a tener una evolución muy sólida.

Pero igual que ocurre con algunas series de TV, ha llegado el momento de poner en marcha algunos «Spin Off» basados en el concepto original de la Marca Personal. En estos años he acumulado mucha información sobre asuntos relacionados con la visibilidad, el marketing personal, el desarrollo profesional o la estrategia personal. Todo eso está en marcha e irá consolidándose en pocas semanas.

Modelo de Negocio

No se si ha sido un error o una  bendición, el caso es que nunca he diseñado un plan estratégico. He definido un objetivo y un enfoque y me he tirado a la piscina. Luego los acontecimientos me han ido llevando. Pero creo que es el momento de crear algo parecido a un modelo de negocio. Supongo que si no lo he hecho ha sido más por desconocimiento que por pereza. Pero ya es la hora de definir de forma concreta como voy a «monetizar» de forma sistemática todo esto.

Espero que trazar unas líneas maestras no me quite frescura. Seguramente será al revés. Al saber lo que tienes que hacer, aumenta tu margen de maniobra.

Como digo, estas son solo algunas reflexiones prenavideñas. En los próximos días seguiré madurándolas y creando otras nuevas, pero creo que si estas fechas sirven para algo es para hacer un «reset» y poner algunas cosas en orden para empezar con fuerza el nuevo «curso».





Compartir esta publicacion