Modelo de Negocio YO, S.A.

Hace ya bastante tiempo que no comento aquí libros que me han gustado, así que aprovecharé este día de vacaciones para recuperar la costumbre. En este caso, además, quiero hablar de un libro increiblemente útil que me ha llegado en el momento perfecto. Se trata de Generación de Modelos de Negocio.

Sobre el propio libro se podrían decir cosas como que es un libro colaborativo, que ha sido editado de un modo muy dospuntocero o que, aunque parezca raro, es un libro de negocios muy bello y graficamente muy intuitivo. Pero, además, es de los pocos libros de los que últimamente se publican, en los que realmente puedes sentir que has aprendido algo. 

No sé si será algo habitual entre otras personas que deciden «montárselo» por su cuenta, pero en mi caso, durante años he tenido más voluntad y ganas de comerme el mundo que visión empresarial o mentalidad estratégica. En consecuencia, he ido avanzando y no me está yendo mal. Pero sin un modelo de negocio definido todo ha ocurrido de un modo muy ineficiente. No es que no haya sido consciente de ello, simplemente no tenía ni idea de por donde empezar. Además, siempre he encontrado excusas para no hacerlo del estilo de: «esto de los modelos de negocio es solo para empresas grandes o para presentar proyectos a inversores».

Sin embargo, a medida que he ido avanzando en la lectura de este libro no solo he visto que es muchísimo más sencillo e intuitivo de lo que pensaba sino que además estaba deseando ponerlo en práctica. Así que, en este sentido, es un libro muy útil para empresarios, emprendedores o incluso para profesionales «cuentajenados» que quieran entender como funcionan las empresas para las que trabajan y hacer propuestas de mejora.

Pero además, por deformación profesional, a medida que he ido avanzando en la lectura, he ido atando cabos y estableciendo conexiones con mi modelo de Branding Personal. En realidad, la Marca Personal es «solo» un componente de algo más ámplio que suele relacionarse con el tan manoseado YO, S.A. Lo que quiero decir es que una persona debe pensar en su profesión como en una empresa y en su trabajo como en un producto. Y eso tendrá mejores resultados si aplica un pensamiento estratégico como el que plantea el libro.

No voy a entrar a desglosar el libro, pero explica de un modo genial los nueve elementos que hacen que los negocios funcionen o, si fallan, firmen su sentencia de muerte. Y cada uno de ellos puede aplicarse al trabajo de los profesionales.

  • La Propuesta de Valor es equivalente a aquello que podemos aportar.
  • Los Canales son los medios que vamos a utilizar para darnos a conocer y llegar a quienes nos necesitan.
  • Los Recursos Clave es todo aquello que vamos a necesitar para poder seguir avanzando.
  • La Estructura de Costes es aquello en lo que se nos va la «pasta» y muchas veces no nos fijamos o no nos queremos fijar
  • Los Ingresos es lo que nos va a permitir seguir adelante, pero, al menos en mi caso, no me he preocupado demasiado en racionalizarlo.

… y así hasta nueve elementos que van encajando como por arte de magia, o al menos eso me ha parecido mí, aunque ya digo que este libro llega en un momento perfecto para mi proyecto.

Siempre he pensado que entramos en una época en la que, guste o no, vamos a tener que redefinir las relaciones entre profesionales y empresas. A partir de ahora debemos pensar más bien en negocios entre empresas unipersonales (YO, S.A.) y empresas «normales». Así que es el momento de empezar a jugar con las mismas reglas y utilizar un lenguaje común. Y este libro es un excelente punto de partida.

NOTA: Esta semana mi columnita en Expansión y Empleo reflexiono sobre la pregunta: ¿Son las Redes Sociales las nuevas Yogurteras?





Compartir esta publicacion