Te van a oir IV: Contenidos e incontinencia

Contenido: Que se conduce con moderación o templanza. RAE

Incontinencia: Falta de continencia o de comedimiento. RAE

Supongo que cuando uno llega a una cierta edad se da cuenta que aunque se repita hasta la saciedad cómo hay que hacer las cosas, al final cada cual hace lo que le parece. Y esto suele estar relacionado con el mínimo esfuerzo.

En dospuntocerolandia ocurre como en cualquier otro ámbito de la vida y cuando te recomiendan hacer o dejar de hacer algo, al final sueles comportarte como te da la gana. Aunque sepa que tengo que perder unos cuantos kilos, es dificil que le diga que no a un donut mañanero. Y en La Red ocurre igual. Por mucho que te digan que el contenido es el rey, a ver quien es el guapo o la guapa que se pone a aportar algo valioso con regularidad.

Suelo decir que es falso eso de que en Internet hay mucha información. Más bien hay poca pero repetida infinitas veces. La misma infografía, los mismos decálogos, las mismas definiciones sacadas de la Wikipedia… Si el contenido es el rey, hay muy pocas dinastías dospuntocero.

Al revisar la última versión de mi próximo libro me di cuenta que repetía constantemente la expresión «hay que aportar contenido valioso». Y creo que esa es la clave para que te escojan entre varias opciones o candidatos. Sin embargo, parece que en dospuntocerolandia lo importante no es tanto generar algo interesante como lanzar mensajes de forma cansina y constante para hacerse notar. Y lo más grave es que esos mensajes no suelen ser propios sino de otros.

Constantemente veo en Twitter y Facebook mensajes de las mismas personas repetidos varias veces al día (y la noche). Sigo viendo como mucha gente describe cada detalle insignificante de su vida. Pero eso no son contenidos (valiosos) para que consideren relevante tu Marca Personal sino que podría considerarse incontinencia dospuntocero y te posiciona si, pero como un peñazo muy cansino.

Cualquiera que vea mi Timeline en Twitter podrá deducir que soy un borde o un antipático porque no doy los buenos días cada vez que entro ni doy las gracias (publicamente) cada vez que me citan. Pero yo soy de los que piensan que Twitter es una plataforma de microblogging y, por lo tanto, debe gestionarse de forma parecida a un blog. Quizás me equivoco, pero es mi opinión.

Me gusta generar contenidos en Twitter y, siempre que puedo, responder a los comentarios. Pero no creo que a nadie se le ocurriese utilizar un blog para dar las buenas noches o para decir que se va a comer un perrito caliente en el aeropuerto. Para esas cosas ya está Facebook, el Google Talk o el teléfono. Hacerlo publicamente me parece de mala educación, algo así como hablar con la boca llena o centrar la conversación en uno mismo como si todo el mundo estuviese deseando saber lo que haces.

Quiero utilizar Twitter para aportar contenidos valiosos (si eso es posible en 140 caracteres) en lugar de convertirlo en una continua retahíla de saludos y resaludos. Quiero que cualquiera que entre a mi cuenta de Twitter pueda leerla como si lo hiciese con un blog en lugar de tener que rebuscar algo medianamente interesante entre decenas de saludos y agradecimientos.

Admito que lo que digo puede sonar poco simpático y supongo que no es más que un reflejo de mi personalidad. Pero creo que es lo correcto. Lo que me parece poco educado es hacer perder el tiempo a la mayor parte de quienes te siguen esperando contenidos valiosos con conversaciones que sólo atañen a un pequeño grupo de personas o a una sola.

Tengo que admitir que al final van a conseguir que el Branding Personal se perciba como un constante e incontinente lanzamiento de mensajes en La Red para llamar la atención. Y ni el Branding Personal es autobombo ni se reduce (ni mucho menos) al mundo virtual. Pero empiezo a pensar que esta es una batalla perdida. Pero allá cada cual. En el pecado llevan la penitencia. Supongo que tarde o temprano muchos de los que lanzan decenas de tuits diarios se dan cuenta que eso de «estar en Twitter» no les sirve para mucho y se preguntan porqué. Quizás no se han dado cuenta que si no eres capaz de aportar algo valioso, relevante, diferente, original y memorable dificilmente vas a poder dejar una huella y no van a considerarte como una opción a tener en cuenta.

En mi próximo libro insisto mucho en todo esto. Creo que, aunque suene politicamente incorrecto en dospuntocerolandia, es necesario que alguien explique que para sobresalir no basta con estar constantemente machacando al personal alzando la voz sino hacerlo cuando se pueda aportar algo relevante. Sólo dos ideas más para terminar

Hay que ser contenido con los contenidos. 

La incontinencia es el resultado de dar más valor al continente que al contenido.

NOTA: Y un buen ejemplo de persona contenida y que aporta contenidos está mi amiga Mertxe Pasamontes que acaba de publicar un ebook para ayudar a cambiar. Rompe tus cadenas mentales.





Compartir esta publicacion