Aptitud Positiva

A veces me pregunto sobre la impresión que se lleva una persona que entra por primera vez en Twitter y se encuentra con esa infinidad de citas extraidas de panfletos de autoayuda, de recetas cuasimágicas que basan el éxito en la actitud o de frases almibaradas que hacen quedar a Tarta de fresa como una sociópata.

La cosa está mal, muy mal y a veces pienso que estas frases tan estupendas pueden ser incluso ofensivas para alguien que apenas puede llegar a fin de mes. Pero me imagino que eso nunca sucederá porque lo último que le preocupa a alguien que está al límite es saber lo que alguien dice en Twitter. Nos quejamos de que los políticos desconocen la realidad, pero viendo lo que se escribe en algunos sitios de dospuntocerolandia parece que hay mucha gente que vive en una realidad paralela.

Pero no todo son citas, frases bonitas o abrazos a desconocidos (¿soy el único al que eso le parece un poco raro?). Vale, si alguien está desanimado quizás pueda sonreir durante unas décimas de segundo si lee alguna frase «motivadora». Y aqui siempre me acuerdo del chiste de Eugenio, «¿Pero hay alguien más?».

Creo que dospuntocerolandia en particular y la sociedad en general está pidiendo recetas mágicas y rápidas. Y poco a poco hemos ido sustituyendo los Métodos, Sistemas, Procedimientos y todo el trabajo que llevan consigo por «trucos», decálogos y sobre todo por algo así como La Fuerza que consigue que todo sea posible si tienes actitud positiva.

Creo que una de las razones por las que estamos como estamos tiene que ver con esta tendencia a pensar que vivimos en el mejor de los mundos posibles y que las cosas se solucionan por sí solas («no te preocupes cariño, ¿como no vamos a poder pagar la hipoteca?»). Y ya vemos que pasan los años y no basta con desear algo con fuerza o aprenderse de memoria «El Secreto» o los libros del puñetero monje que vendió su Ferrari.

Pero echo mucho de menos que alguien diga que lo que falta no es Actitud sino APTITUD. Incluso la persona mejor dispuesta a ponerse en marcha puede quedarse paralizada si no sabe lo que tiene que hacer o se da cuenta que no está capacitada para seguir adelante. El problema es que eso es más dificil de transmitir en mensajes de 140 caracteres y sobre todo no parece que atraiga muchos «followers».

A veces, hacer lo correcto no es demasiado popular. Por eso son tan peligrosas las Redes Sociales. Existe una tendencia a no molestar o a decir cosas que la gente quiere oír para no dejar de sentirse apreciado.

Veo mucho mensaje «motivador» para emprender, para «reinventarse», para salir del agujero, pero apenas encuentro gente que diga que eso implica en primer lugar, muchísimo esfuerzo, en segundo lugar, una preparación importante y en tercer lugar un método. Uno no pone en marcha un negocio o encuentra trabajo sólo gracias a la actitud positiva o las frases bonitas.

Pero parece que esto que cuento es como predicar en el desierto. No hay más que ver la cantidad de conferenciantes «motivacionales» que están surgiendo como setas (y algunos forrándose a costa de gente deseosa de una dosis de morfina emocional). Siempre hemos criticado a los norteamericanos por su ingenuidad pero me parece que estamos a punto de superarles. Antes las empresas contrataban a expertos en gestión, ahora prefieren a telepredicadores con piel de «intelectual». ¿No es sospechosa esa repentina obsesión por la Felicidad en el trabajo por parte de algunos «expertos» en Reclusos Humanos (como dice un amigo)?

Por propia experiencia debo decir que lo más desmotivante de todo es no saber cual es el siguiente paso que hay que dar. En mis cursos me encuentro con mucha gente que estaría dispuesta a hacer algo si supiese COMO debe hacerlo. Quizás los más aficionados a las frases actitudinales deberían aplicarse el cuento y darse cuenta que lo de la actitud es como lo del jodido pez y la APTITUD es dar una caña y un curso de pesca.

Creo que saber lo que hay que hacer para poner algo en marcha es más importante que todos los mensajes «inspiradores» que puedas leer. Si conoces el camino, la actitud pierde toda o gran parte de su importancia. ¿De verdad crees que alguien que sabe como se hace algo y además disfruta con ello necesita leer los libros narcotizantes y onanistas de Coelho o Bucay?

Por eso creo mucho en la Gestión de Proyectos o en formas sistematizadas de hacer las cosas. Es posible que Kennedy fuese un presidente muy inspirador y motivador pero fueron los ingenieros y los «cerebritos» los que pusieron a varios hombres en la Luna y eso si que influyó en la actitud.

Vale, ya se que esto que cuento no te va a hacer soltar una sonrisa o una lagrimita, pero es que ese no es mi negociado.

NOTA: Estoy viendo que WordPress o 1and1 está dando problemas de nuevo al escribir comentarios. Desconozco la razón y hacía varios meses que no sucedía aunque suele arreglarse por si solo al cabo de unas horas. Te lo digo porque quizás lo escribas y no aparezca.

ACTUALIZACIÓN: Ya está solucionado el problema de los comentarios. Por lo visto tenía que hacer limpieza de los datos de WordPress. Siento mucho las molestias.





Compartir esta publicacion