La Misión y las fajas

Hace pocas semanas leí en un suplemento dominical una entrevista con Sara Blakely. Si no tienes ni idea de moda y mucho menos de fajas y lencería, este nombre te sonará tan poco como a mí. Pero resulta que es una empresaria que se ha hecho millonaria gracias a un tipo de fajas que encanta a las famosas. No todo son Apps y Startups tecnológicas. Lo clásico sigue funcionando de maravilla.Sara Blakely

Pero lo que más me llamó la atención es una frase en la que ella explica a qué se dedica.

A mi hijo le digo que su mamá se dedica a hacer bonito el culo de las mujeres

En este mundo hipócrita de lo políticamente correcto uno ya no sabe si al poner una frase como la anterior algún grupo de personas se ofenderá. Pero a estas alturas de la vida uno ya no está para tonterías. Y además, la frase me parece genial.

Cuento esto porque desde hace algún tiempo estoy dando una importancia cada vez mayor a elementos clásicos como la Misión y la Visión en el diseño de una Estrategia Personal.

Reconozco que eso de tener un propósito o de visualizar el futuro siempre me ha parecido un poco místico. Quizás estamos acostumbrados a ver cuadros preciosos en las recepciones de las empresas con declaraciones de misión y visión a las que no es que nadie haga caso, es que la mayoría de los profesionales que trabajan en ellas no saben ni que existen.

Además, desde el punto de vista personal o profesional, si alguien necesita un empleo, quiere un ascenso o tiene que vender más para poder pagar su cuota de la Seguridad Social como autónomo, lo último que le preocupa es tener una misión o una visión.

Pero como digo, porque yo lo estoy viviendo en carne propia, tener una Misión clara y bien expresada puede ayudarte mucho a diseñar tu Estrategia Personal y a reforzar tu Marca Personal.

La misión te ayuda a tomar decisiones. Cuando Blakely piensa en su negocio y debe elegir entre varias opciones, su propósito de “hacer bonito el culo de las mujeres” le facilita mucho las cosas. Si tu estás tratando de ganarte la vida y tu misión es algo así como, “hacer cualquier cosa que me permita sobrevivir”, no sólo no te va a ayudar a elegir sino que va a generar desconfianza.

Tener una misión te permite crecer. Supongo que Blakely puede tomar como punto de partida su misión actual y probar diferentes caminos. Quizás puede crear una línea de fajas para el hombre o hacer bonitas otras partes de la anatomía. Si tu tienes claro qué te vas a dedicar (porque te encanta o porque eres bueno en ello o por las dos cosas) entonces sabes a quién te tienes que dirigir, qué debes aprender o de qué debes preocuparte.

La misión optimiza tus recursos. Cuando Google dice que su misión es “es organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil” creo que cualquier decisión que deban tomar sus empleados es tremendamente sencilla y no hace falta tener un jefe en la chepa diciéndote lo que debes hacer y no se pierde el tiempo ni el dinero. Si tu tienes claro a qué te vas a dedicar (ojo, no digo que no hagas lo que sea para comer hasta que consigues ganarte la vida haciendo lo que quieres) entonces no vas a perder el tiempo ni el dinero haciendo masters inútiles, dedicando media vida a estar en redes sociales que no te aportan nada o conociendo gente que no comparte las mismas ideas que tú.

La misión te hace sentir bien. Cuando sabes que estás en esta vida para hacer ALGO concreto, te sientes mucho mejor. En el post anterior criticaba la fiebre motivacional que nos invade, pues bien, creo que tener una misión, un propósito o algo concreto por lo que luchar es mucho más motivador que cualquier charla de un telepredicador motivacional (los que dan charlas ¿son charlatanes?). Y lo mejor de todo, sólo depende de ti.

Dicen que lo importante no es el destino sino el camino. Quizás el destino es el objetivo que quieres alcanzar pero la misión es lo que vas a hacer durante tu viaje para llegar a tu destino. Joder, vaya frase Bucay que me ha salido. Mejor lo dejo aquí antes de que vaya a peor.

Así que, empieza a pensar si te vas a dedicar a hacer bonito el culo de las mujeres o cualquier otra cosa, pero decídete ya.

NOTA: El día 4 participaré en Fundesem Alicante en el II Encuentro profesional de asesores: Reevolucionando el despacho profesional por si te apetece pasarte








Compartir esta publicacion