No busques la fama

Cada vez que doy un curso sobre Estrategia Personal o Branding Personal hay una pregunta que nunca falla. Siempre hay alguien que considera que lo más importante es que te conozca mucha gente, ser muy popular, tener muchas visitas a tu blog o muchos seguidores en Twitter. Ayer mismo, en una entrevista por videoconferencia con unos estudiantes, la primera pregunta que me hicieron fue, ¿Cómo puedes conseguir que tu Marca Personal sea muy conocida?

De nada sirve que les haya explicado que eso de que te conozca mucha gente sólo es útil si consideran que eres una persona valiosa y fiable. Poco importa que les cuente que ha habido, hay y habrá gente que deje una huella muy profunda, una Marca Personal potente en sólo un puñado de personas. Parece que olvidan que ha habido, hay y habrá gente muy famosa y popular que dura quince minutos y desaparece sin dejar rastro y en la miseria. Lo único que parece tener valor en este momento es tener tu momento de gloria.

La popularidad se puede conseguir de muchas formas, pero una cosa es ser conocido y otra muy distinta ser RECONOCIDO (asociar tu nombre a algo útil). No es el SEO, es el Deseo.

Por otra parte, la búsqueda de los grandes números (votos, followers, audiencia, dinero,…) suele implicar pagar un peaje. En el caso de las personas suele estar relacionado con ceder algo de nosotros para convertirnos en lo que esperamos o creemos que puede gustar a los demás. Y eso es letal para la Marca Personal. Por eso creo que es mejor transmitir claramente lo que realmente eres y lo demás vendrá solo.

La visibilidad es una parte de la estrategia de Branding Personal, pero ni es la primera etapa ni mucho menos es la más importante. Y si hablamos de visibilidad dospuntocero ya ni te cuento. Para quienes «viven» en La Red podría parecer que todo ocurre en Internet, cuando resulta que la inmensa mayoría de la gente no está todo el día dándole a la tecla y lo que sabe de Facebook o Twitter es porque lo ve en los telediarios.

El fundamento de una Marca Personal es la PERSONA, como he dicho decenas de veces. La clave está en destilar la esencia de cada cual, encontrar la identidad, los valores, los intereses, las motivaciones, los objetivos, las cualidades, el valor, la emoción,… Y cualquier intento por conseguir «Fama» sin tener claros esos cimientos tiene pocas posibilidades de éxito. Claro que hay trucos para conseguir llamar la atención, pero eso no es lo que pretende una estrategia de posicionamiento personal.

Otra pregunta curiosa que suelen hacerme en forma de crítica velada hacia el Branding Personal relacionada con esto es «Y cuando todos tengamos una Marca Personal potente ¿Qué pasará?». La respuesta es que, en primer lugar todos DEJAMOS una huella, que sea potente o no dependerá de la forma en que has influido en los demás. Lo segundo es que, aunque todos tenemos la posibilidad de cambiar las cosas y de llegar a mucha gente, sólo una minoría motivada, persistente, esforzada y con algo valioso que aportar será la que genere ese impacto. Así que, de momento, no hay que preocuparse porque casi nadie va a mover un dedo.

En mi opinión, la visibilidad en general y la visibilidad en Internet en particular no debería tener como objetivo ser famoso, popular o conseguir grandes cifras. Lo importante es ser encontrable por quienes quieres que te encuentren. Y para eso hay que trabajar mucho la identidad y la oferta profesional de tal manera que cuando alguien busque a una persona con tus características, seas la primera que aparezca.

Eso significa que no tienes que ser el más popular del mundo sino la persona mejor situada en tu micronicho. Vale, podría aceptar que eso es como decir que debes ser el más «famoso» de un grupo pequeño. Pero la estrategia, las herramientas y los recursos a utilizar son muy distintos.

Pero además, después de ser encontrado, debes ser capaz de transmitir que eres la persona idónea. La popularidad no implica credibilidad. Creo que el blog es una herramienta fundamental porque es tu escaparate profesional, te permite mostrar tu trabajo y demostrar que eres lo que dices. Y además te ayuda a conseguir notoriedad.

Herramientas como Facebook o Twitter son interesantes para llamar la atención pero son demasiado fugaces y muy limitadas a la hora de mostrar tu capacidad y valor.

Por último, creo que, a medida que la gente «importante» y las organizaciones con más recursos vayan entendiendo de qué va todo esto de la visibilidad dospuntocero, los «curritos», los que vamos por nuestra cuenta tendremos muy complicado hacernos un hueco. No hay más que ver lo que está ocurriendo en Twitter en donde el mundo se divide en los Twitteros desarrollados (los de millones de seguidores), los Twitteros en vías de desarrollo (los de decenas o centenares de miles de seguidores) y el Tercer Mundo (todos los demás). Y así, con todo.

Mi recomendación es que no te obsesiones por los números. Preocúpate más de hacer un buen trabajo, de documentarlo y de ponerlo a la vista de todos para que cuando te encuentres a alguien interesado puedas decirle que lo vea. Para que cuando alguien busque a una persona con unas cualidades y un valor concreto y especializado te encuentre a ti. Si buscas la popularidad global, te vas a llevar una desilusión.

NOTA: Un año más participo como profesor en este Máster en Marketing Digital que se imparte en Alicante, Madrid, Barcelona, Valencia. Te recomiendo que le eches un vistazo, merece la pena.





Compartir esta publicacion