¿Tienes lo que hay que tener?

Estructura6Una de las cosas que hice cuando empecé a escribir EXPERTOLOGÍA fue transmitir mis sensaciones y mi experiencia a través de Twitter. Lo hice porque siempre me había preguntado qué es lo que se le pasa por la cabeza a alguien que escribe un libro y cuales son sus circunstancias.
Si lees la lista de Tuits en el documento que te adjunto verás que lo que cuento es de lo más normal y no se parece en nada a esa imagen (a veces idílica y a veces terrible) que transmiten en las películas sobre lo que rodea a alguien que escribe.

Mis tres últimos libros los he escrito con un viejo portatil ASUS que todavía aguanta como un jabato y no parece que tenga ganas de jubilarse. Y los he escrito en donde he podido y cuando me han dejado.

Digo esto porque en muchas ocasiones solemos encontrar todo tipo de excusas relacionadas con los medios o los recursos para no hacer lo que hay que hacer. Siempre parece que nos falta algo.

Esto se aplica a muchas facetas de la vida profesional. Como profesor en unas cuantas escuelas de negocios siempre me encuentro a un porcentaje importante de alumnos que piensan que siempre les falta algo por aprender, que deben encadenar un Master tras otro porque creen que no están preparados (aunque yo creo que lo que tienen es miedo a salir al mundo real). Yo también pienso que siempre podemos aprender algo más, pero eso no debería ser excusa para quedarse bloqueado.

Desde hace algunos meses estoy preparando nuevos formatos, especialmente el vídeo para aportar contenidos y crear nuevos productos. Sin embargo, siempre encuentro alguna excusa para no terminar de darle forma de una puñetera vez. Lo curioso es que siempre acabo echando la culpa de no terminar de empezar a los recursos, a los medios, a la estructura. Soy como mis alumnos de los Master, siempre pienso que me falta algo… aunque quizás lo que me falta es algo más simple.

ExpertologiaEscribiendo

Escribiendo Expertología con mi querido ASUS en la casita de campo de unos parientes… y a punto de mandarlo todo al garete.

En este momento, para darse a conocer o para llegar a quienes quieres que te tengan en cuenta no necesitas grandes medios. O mejor dicho, los grandes medios ya están a tu alcance… y todo lo demás son pretextos tontos.

Por ejemplo, para grabar un vídeo o un curso bastante digno, tienes a tu alcance medios que antes sólo estaban a alcance de unos pocos. Un movil SAMSUNG S4 como el mío puede hacer unos vídeos Full HD muy dignos. Cualquier webcam de Logitech que cueste lo mismo que una cena con tu familia en un McDonalds te permite hacer maravillas. Y eso si hablamos de mostrar contenidos muy sofisticados en vídeo, pero si nos limitamos a crear contenidos con un Powerpoint acompañados de una narración en audio o Slidecast, entonces el límite lo pones tu.

Reconozco que me suele dar mucha vergüenza cuando veo que gente con medios muy escasos o incluso sin ellos es capaz de hacer cosas increíbles mientras que muchos de nosotros (empezando por mí mismo) y con algunos recursos más que ellos, pensamos que siempre nos falta algo. Y quizás sea cierto que no tenemos lo que hay que tener, aunque eso que nos falta suele ser algo que no tiene nada que ver con medios o recursos materiales.

Cuando veo que tanta gente se queja porque no consigue lo que quiere y al mismo tiempo te dice que no hace nada para cambiar las cosas siempre me pregunto porqué no se pone en marcha. Y normalmente suelen decirme que les falta algún recurso o alguna chorradita técnica. Pero en este momento quien no escribe un blog, no sale a conocer gente a un encuentro profesional o no levanta el teléfono para llamar a un medio de comunicación no es porque no pueda, es porque no le da la gana.

El que realmente quiere hacer algo, va y lo hace. Y si no tiene un iMac para escribir un libro pues utilizará un bolígrafo de propaganda y papel escrito por una cara. Si no puedes gastarte un pastón en libros, tienes información de sobra en Internet o puedes llamar al amigo de un amigo para que te resuelva alguna duda. Cuando empiezas a preguntar te das cuenta de que hay muchos otros como tu que ya van unos pasos por delante y te pueden echar una mano.

Creo firmemente que todos tenemos la capacidad de crear cosas, de resolver problemas, de aportar valor y que nos paguen por ello. No necesitamos pasar por unas oposiciones o un interrogatorio policial para trabajar en una empresa por un salario de mierda. Lo importante es que descubras lo que puedes hacer, empieces a combinar las piezas que te hacen valioso y empieces a contárselo a todo el mundo utilizando las herramientas que tienes a tu alcance… que son muchas más de las que piensas.

Lo que te falta no es un Master más, o un ordenador mejor o conocer a alguien muy importante. Lo que necesitas ya lo tienes o lo puedes conseguir fácilmente. Lo que te falta, lo que nos falta no está fuera, está dentro de nosotros. ¿Tienes lo que hay que tener?

NOTA: El próximo jueves 18 a las 19:00 en el Corte Inglés de Callao estaré acompañando a mi amiga Raquel Roca en la presentación de su libro Y este crack, ¿te suena? junto a Juan Merodio. Si te quieres pasar, allí nos vemos. Es una buena ocasión para aplicar lo que digo en el post.

Compartir esta publicacion