Profesionalmente, ¿eres un perro, una estrella o una vaca?

EstrategiaUna de las cosas que tengo claras desde que empecé a desarrollar mi modelo de Branding Personal es que una Marca Personal o empresarial no es el resultado de un sólo «departamento» sino que es el impacto generado por todo lo que hacemos.

Por eso, ahora más que nunca, los profesionales debemos tener mentalidad de empresarios, independientemente de nuestra relación laboral con quienes necesitan lo que podemos ofrecerles. Y esa es la razón por la que el Branding Personal está íntimamente relacionado con la idea del YO S.L.

Lo bueno es que si los profesionales pensamos en nuestra profesión como en nuestro negocio, en nuestro trabajo como en nuestro producto y en la huella que generamos como en nuestra Marca Personal, podemos aplicar muchos de los modelos, teorías y herramientas empresariales que han surgido en las últimas décadas.

Precisamente en los últimos tiempos han aparecido tres libros útiles y sencillos para conocer esos modelos. El pequeño libro de las grandes teorías del management (Alienta), Las decisiones estratégicas (Conecta) y Designpedia (LID). En esos libros hay multitud de ideas, métodos y herramientas que son muy fácilmente aplicables a nuestra carrera profesional aunque hayan sido creados para grandes corporaciones.

librosmodelosUno de los modelos más conocidos es el de la Matriz del Boston Consulting Group en la que se organizan los productos de una empresa en función del atractivo del mercado (crecimiento)  del nivel de competitividad de la empresa (cuota). Un producto Estrella tiene mucha cuota y crecimiento. Un producto Interrogante tiene mucho crecimiento y poca cuota. Un producto Vaca tiene poco crecimiento y mucha cuota. Y un producto Perro tiene poco crecimiento y poca cuota.

Pues bien, como profesionales deberíamos preguntarnos de vez en cuando, en qué cuadrante estaría situada nuestra oferta profesional, nuestra propuesta de valor. Digo esto porque muchas de las personas con las que hablo creen que su trabajo es una Estrella cuando hace mucho que se convirtió en un Perro.

Algunos profesionales quizás en su momento aprendieron un lenguaje de programación fundamental que les permitió ser muy demandados por determinadas empresas tecnológicas pero ya hace mucho que dejó de ser un elemento diferenciador y valorado y ahora se preguntan porqué están en esa situación.

En el sector de la construcción hubo un tiempo en el que era fácil que el trabajo de algunos profesionales fuese una Estrella porque tuvo un rápido crecimiento y mucha cuota… hasta que se acabó el crecimiento y la cuota.

Cada cual deberá analizar cual es su situación profesional y el cuadrante en el que se encuentra su trabajo, pero lo que está claro es que no se puede vivir siempre de lo mismo. Si tu sector, tu trabajo o tu oferta profesional han dejado de ser una Estrella o una Vaca, ya hace tiempo que deberías haber pensado en renovar tu cartera de productos.

El problema es que nos han educado a trabajar en «lo nuestro», pero eso ya no es posible. Hoy «lo nuestro» va cambiando constantemente y eso me parece una gran noticia porque nos obliga a mantenernos actualizados y además nos permite orientarnos hacia lo que nos gusta y nos interesa (lo de que nos apasiona siempre me ha parecido una cursilada).

Yo soy químico, he trabajado en logística, en producción, en compras, en marketing, en proyectos, ahora en esto y mañana… Dios dirá. Y eso me parece genial porque no hay nada más aburrido que dedicar toda tu vida a hacer lo mismo. De una manera más o menos consciente he aplicado la Matriz del BCG.

Como explican los libros que te comentaba, las matrices 2×2 son muy útiles para tomar decisiones porque nos permiten establecer relaciones. Una matriz interesante es la que comenta Richard N. Bolles en ¿De qué color es su paracaídas? (Gestión2000) en la que pone por un eje el sector y en otro el puesto. Eso significa que una persona puede cambiar de puesto y mantenerse en su sector o cambiar de sector y cambiar de puesto o cambiar ambos o no cambiar ninguno.

Digo esto porque parece que una vez que ocupamos un puesto en una empresa ya no nos podemos mover de ahí. Sin embargo, afortunadamente las oportunidades existen si las sabes buscar y, sobre todo, si te quitas algunas creencias limitantes de la cabeza. Quienes dicen «es que yo soy…» o «es que yo no me veo como…» o «toda la vida he hecho…» o «yo quiero trabajar en lo que he estudiado» simplemente se están bloqueando. Y eso sería letal si lo pensasen quienes dirigen una empresa y por supuesto lo es también si lo piensas tú que eres director general de tu empresa YO S.L. (Sin Límites).

Estos son sólo dos ejemplos muy sencillos en los que podemos aplicar modelos empresariales a nuestra profesión, que no es más que una empresa unipersonal. Como digo muchas veces, el conocimiento está ahí, los libros que te comento valen unos 12 Euros, es decir más o menos lo que te gastas en el aperitivo del domingo y sin embargo, pueden dar un impulso a tu carrera.

Por cierto, hoy es San Isidro, patrón de Madrid, así que, podría terminar este post diciendo: Matriz, Matriz, Matriz





Compartir esta publicacion