Haz cosas, muchas, bien o mal, pero muchas

OperacionesTengo que decir que me ha sorprendido la repercusión tan brutal que ha tenido mi post anterior. Y cuando digo sorprendido lo digo de verdad. Vale, supongo que el título llama la atención, pero me imagino que hay algún factor más que ha podido influir. Creo que a posteriori todos podemos sacar conclusiones y extraer algunas lecciones pero pienso que es difícil encontrar una fórmula infalible de éxito en la publicación de un post o en casi nada de lo que hacemos y que dependa de la reacción de otras personas. Y creo que eso es bueno porque si no la vida sería muy aburrida.

Sin embargo creo que hay una forma bastante segura de conseguir acercarse al éxito, me refiero a hacer, crear, construir, intentar, probar y arriesgar el mayor número de veces posible.

Lo de la repercusión del post de las ingles brasileñas es algo que me ocurre de vez en cuando, podría decir que en una de cada diez ocasiones que publico en el blog. Así que si llevo once años escribiendo aquí y he publicado 1572 posts, hay unos 150 posts que han tenido un éxito superior a la media. Pero lo más divertido es que nunca he sabido cuales de ellos podrían conseguirlo. En realidad, esto se ajusta bastante a la fórmula del 20/80 de Pareto. Ah, y también creo que hay otro diez por ciento o más de posts que es mejor que jamás hubiesen salido a la luz.

Entonces, ¿que se puede aprender de esto? Pues que para conseguir algo, para tener una mínima opción de que suene la campana, lo que hay que hacer es no dejar de hacer cosas, nunca parar de intentarlo. Por cierto, cuando digo intentarlo lo digo con todas las consecuencias. Estoy de acuerdo con lo que dice Seth Godin en ¡Hazlo!

Sólo en los sistemas en los que la calidad se da por sentada nos preocupan los intentos. No estoy seguro de que Yoda tuviera razón cuando dijo: “Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”. Sí, tienes que intentarlo, porque intentarlo es lo contrario de esconderse.

Decía uno de mis primeros jefes que el mejor líder o directivo no es el que siempre hace unas cuantas cosas cosas brillantes sino el que no para de hacer cosas para mejorar y, al final, la balanza refleja que los aciertos superan a los errores.

No se puede dejar huella, Marca Personal, si no hay acción, si no hay hechos, si no hay creaciones que demuestren que somos capaces de hacer lo que decimos. Claro que van a salir las cosas mal a veces, especialmente si es la primera vez que lo intentas, pero eso es mejor que ocultarse y paralizarse para que nadie se fije en nosotros.

Haz cosas. Haz fotos, vídeos. Habla con una persona tomando un café o con centenares en un auditorio. Explica tus ideas locas o algo mejor, ponlas en marcha. Participa en proyectos de todo tipo, especialmente en aquellos que parecen más inviables porque vas a tener menos presión… y si salen vas a sentirte como el rey o la reina del Mambo. Atrévete a conocer gente. Elige títulos escandalosos para tus posts. Dile a esa persona que te gusta que… te gusta. No te quedes esperando porque el mayor error que puedes cometer es el de que no ocurra nada.

A lo largo de estos años trabajando en “lo mío” he tenido días gloriosos (el dichoso 10-20%), una inmensa mayoría de momentos buenos o decentes y también un puñado de situaciones que preferiría borrar de mi memoria. Pero de lo que me doy cuenta es que curiosamente cada día hay más de los primeros que de los patéticos por una sencilla razón, cada día aprendo algo.

La vas a cagar, seguro. Pero no eres el único. Incluso los más grandes meten la pata y muchas veces a lo bestia. Lo que pasa es que tendemos a recordar lo bueno, las grandes películas y canciones, los productos exitosos, los records deportivos,… pero detrás hay muchos intentos y fallos que a muchos nos habrían quitado las ganas de seguir probando.

No me entusiasma esa tendencia a glorificar el fracaso. De ninguna manera. Meter la pata puede ser muy educativo, pero mejor que la metan otros. Lo que trato de decirte es que no dejes de hacer cosas porque, además de aprender y mejorar, es la única forma de que sepan que existes.

Haz cosas que te gustan y cuéntalas, únete a otros que piensan como tú. No me digas que eres joven o mayor, que tienes pocos recursos o que nadie te apoya. Escribe centenares de posts, conoce a montones de personas, dibuja, patina, haz esa película que tienes en mente igual que grababas programas de radio con el radiocasete con tus primos cuando eras pequeño. Pero hazlo.

¿Te da miedo? ¿Vergüenza? ¿Pereza? o ¿Crees que no estás capacitado? ¿Piensas que es poco humilde? Da igual, supéralo, hazlo, pronto, bien o mal, pero hazlo y mucho.

Al final la vida es como lo que decía aquel jefe, las cosas buenas deben superar a las malas, pero para eso hay que ayudar a la balanza. Al final va a ser cierto eso de que la vida es una lotería y no te va a tocar nada si no juegas.








Compartir esta publicacion