Si te copian, no escondas tu trabajo

EstrategiaHace unos días, en uno de los talleres que impartí la semana pasada, uno de los asistentes se acercó en el descanso y me explicó su caso. Me contó que es un experto en un área técnica en un sector que mueve muchos millones de euros. Tiene una gran experiencia y está muy preparado. De hecho es autor de uno de los libros de referencia sobre su materia y es utilizado por los profesionales de su especialidad. Durante un tiempo también tuvo un blog en el que hablaba de temas relacionados con su profesión.

El problema surgió cuando empezó a detectar que estaban apareciendo otros profesionales menos experimentados que ofrecían los mismos servicios que él y cuyas propuestas eran calcadas a las que explicaba en sus libros. Y lo peor era que las tarifas que solicitaban eran un un 50-70% inferiores a las suyas. A partir de ese momento comenzó la retirada. Decidió eliminar todo tipo de información sobre su trabajo. Desde su punto de vista, la mejor táctica era desaparecer.

Me contaba que desde hace ya bastante tiempo apenas le surgen proyectos. Aunque trata de mantener el contacto con antiguos clientes, estos han reducido los proyectos y se los están asignando a los «advenedizos».

Creo que este es un caso interesante y también bastante frecuente de dilema de Marca Personal.

¿Es mejor ocultarse, no contar nada de lo que haces y no aportar valor para que no te copien?

o

¿Es más adecuado hacer todo lo posible por abrir tus contenidos y conseguir que te tengan en cuenta?

Yo tengo clarísimo que la mejor opción es la segunda. O mejor dicho, la única opción es la segunda. Es lo que llevo haciendo desde que empecé con esto. Hay muchas razones para justificar que contar lo que sabes es la mejor estrategia de Branding Personal.

Básicamente la primera razón es que todo está inventado. Si no lo cuentas tu, lo va a hacer otro si es que no lo ha hecho alguien mucho antes de que se te ocurriesen a ti esas ideas que consideras únicas y geniales. Vale no digo que si has descubierto una fórmula secreta o una técnica supernovedosa la cuelgues en tu muro de Facebook pero para el 99,99% de las cosas, todo está en Internet o mejor aún, en los libros.

Lo peor que puede hacer un profesional es crear algo y echarse a dormir. Si quieres que te consideren como alguien relevante y valioso debes estar aprendiendo y mejorando constantemente e inmediatamente salir y contarlo. De este modo siempre vas a ir un paso por delante. Vale, ya se que esto puede sonar a Mito de Sísifo pero es lo que hay. Y esa es una de la mejores razones para dedicarte a algo que te guste porque de lo contrario no podrás seguir siempre en la brecha.

Una de las formas más útiles de aumentar tu valor cuando hay más gente que hace o dice que puede hacer lo mismo que tu es manteniéndote visible, en el «escenario».  Se trata de seguir apareciendo en los sitios, de tener presencia online y offline porque cuando todo el mundo habla de ti se fortalece tu credibilidad, se multiplican las oportunidades y crecen tus opciones. Si decides desaparecer lo único que creas es desconfianza, sospecha y además dejas de interesar a nadie.

Que te copien sin citarte es una faena, lo sé, pero ya hace mucho tiempo que yo ya estoy vacunado contra eso. Es una consecuencia de la capacidad de intercambiar información. Por cierto, es curioso lo que nos duele que nos copien alguna pequeña idea que consideramos genial y lo benevolentes que somos con nosotros mismos cuando nos «bajamos» una canción o un libro de La Red.

Creo que en este momento la clave para posicionarte como experto, como un profesional con Marca Personal no está tanto en la información de que dispones sino de lo que haces con ella y cómo la transmites. Igual que con los profesionales, contenidos hay patadas, pero son «commodities», es información «marca blanca» y eso apenas tiene valor. Lo que te hace destacar y diferenciarte es la selección que haces de esos datos e ideas, del modo en que la presentas y de tu estilo al comunicarla y aplicarla.

Además, explicar tus ideas y plasmarlas en público, además de ser una forma estupenda de ponerlas a prueba y de mejorarlas, es la mejor forma de demostrar que tu fuiste el/la que las puso en marcha. Si no, serás uno más de esos que dicen «pues eso que cuenta este tipo ya es algo que se me ocurrió a mi hace mucho», ya listillo, pero tu te callaste.

Sinceramente, pienso que quienes dejan una Marca Personal potente, definida, memorable y valiosa son aquellos que utilizan la información como un cincel con el que dejar una huella imborrable y no aquellos que se guardan sus conocimientos y experiencia para sí mismos.

Así que, tenlo claro, te van a copiar, eso por descontado, pero esa será una buena señal. Lo importante es que siempre vayas un paso por delante de los copiones y seas capaz de presentar y generar valor con tus ideas. Es la única forma de convertirte en imprescindible… o casi.





Compartir esta publicacion