Mi definición de Branding Personal

MarcaHace unos días se abrió la posibilidad de apuntarse al gran evento de Marca Personal que se organiza en nuestro país, el Personal Branding Lab Day 2016 que se celebrará el 17 y 18 de junio en Barcelona. El del año pasado fue increíble, emocionante, útil e inolvidable. El de este año va a ser todavía mejor. No tienes más que ver la gente que participa. Aunque una cosa que quedó clara es que todos, tanto asistentes como ponentes fuimos como colegas con ganas de aprender sobre Branding Personal y, sobre todo, como amigos.

En esta ocasión he pedido que mi aportación pueda ser aplicable inmediatamente y en lugar de dar una charla voy a impartir un taller en el que quiero que trabajemos los elementos de un proceso de Branding Personal.

Lo que quiero es transmitir y manejar los elementos que forman parte de una Estrategia de Branding Personal para generar un resultado que denominamos Marca Personal. Suelo condensar todo eso en la siguiente definición:

Branding Personal consiste en dejar una huella concreta y memorable descubriendo quién eres, aportando un valor singular en un grupo específico de personas, generando confianza y sintonía mediante una comunicación eficiente.

Creo que condensa todos los ingredientes para ocupar un lugar preferente en la mente de la gente pero se puede entender mejor si se trocea.

Dejar una huella

Hay que entender que una Marca Personal es una señal, un impacto, una cicatriz, un sello, un rastro, algo que DEJAMOS en otros. Tu NO TIENES una Marca Personal, tu DEJAS una Marca Personal. Si no eres capaz de influir o impactar de forma memorable y clara en otras personas tu Marca Personal no vale nada por muy inteligente, hábil o poderoso que seas o creas que eres. Tu Marca Personal no es fuerte por lo que eres sino por el modo en que influyes positivamente en el mayor número de personas. Aquí importa poco eso que se dice sobre tu (energía) “potencial” porque lo importante es lo que haces (energía cinética) para producir ese efecto. Un martillo es inútil hasta que se pone a pegar golpes.

concreta y memorable

Para que una huella, una Marca Personal sea recordada debe ser lo más concreta, clara y definida posible. Si no es así, quedará difuminada, “pixelada” y será olvidada pronto. Por lo tanto es necesario tener un objetivo específico, una misión que no genere dudas, una visión ambiciosa y unos valores sólidos. Si no se es muy concreto en el destino o la finalidad de un proyecto de Branding Personal lo único que vamos a conseguir es trabajar de forma ineficiente y, algo todavía más grave para una Marca Personal, generar desconfianza.

descubriendo quién eres

Aunque sea una perogrullada, la Marca Personal se sustenta en la persona. El primer paso para dejar nuestra huella en los demás consiste en descubrir quién eres, de qué estás hecho, qué te paraliza y que te empuja. Si no tienes claro todo esto, lo demás se va a caer pronto y eso si es que no se queda paralizado en esta fase.

aportando un valor

Para DEJAR esa huella, para generar el impacto imborrable debemos hacer algo relevante. Igual que una empresa ofrece productos o servicios, una persona debe identificar su oferta, lo que puede hacer por su entorno (familia, empresa, amigos, sociedad,…). Sin un “producto” es imposible que una Marca Personal, empresarial o de producto vaya a ningún sitio por mucho esfuerzo en marketing que se haga.

singular

Ya no basta con tener algo que ofrecer, una Marca Personal potente debe realizar su aportación de forma diferente, atractiva, especial. Por eso es importante encontrar aquello que nos hace si no únicos, al menos sobresalientes (o notables). Puede ser una especialidad poco saturada, unos estándares elevados, un estilo poco habitual. Si no encuentras tu singularidad, deberás conformarte con ser una marca blanca.

en un grupo específico de personas

Es fundamental dirigirse a aquellas personas que necesiten de ese valor singular que aportas. No puedes (ni debes) llegar o tratar de contentar a todo el mundo. El impacto, la huella se diluye si no enfocas tus esfuerzos en una tribu, nicho, o grupo de receptores adecuados.

generando confianza y sintonía

En mi opinión aquí está la clave para que una Marca Personal sea elegida. Se trata de llegar al cerebro (confianza) y al corazón (sintonía). Es fundamental demostrar que contigo no hay sorpresas pero también que existen ideas, emociones y valores compartidos. Tan importante es que te CREAN como que te QUIERAN. Para ser fiable debes demostrar que eres bueno en lo tuyo. Para ser querido (u odiado) debes abrir tu corazón, ser auténtico… y eso asusta.

mediante una comunicación eficiente

Por último, repito, por último, si quieres dejar huella debes utilizar los canales ADECUADOS (no todos, no muchos, no los que están de moda, no sólo Medios Sociales) para transmitir ese valor singular a ese grupo específico de personas. Esta fase va al final porque es absurdo lanzarse a comunicar si no se tiene claro todo lo anterior. Aquí está el error de mucha gente que piensa que como se han encontrado un altavoz “virtual” pueden empezar a decir lo primero que se les ocurra. Lo interesante es que cuando tienes claro todo lo anterior, los canales adecuados surgen casi por descarte.

No sé si esta es una buena o mala definición pero creo que condensa bastante bien mi idea de lo que debería ser un proceso de Branding Personal para DEJAR una Marca Personal. ¿Nos vemos en Barcelona y lo debatimos?

Compartir esta publicacion