Un empleo YA no te dará la vida que deseas

PanoramaÚltimamente no hay semana en la que no lea un artículo en el que se diga que la recuperación económica no está implicando mayores ingresos por recaudación de impuestos.

La explicación que dan es que aunque la economía mejora, los salarios han retrocedido y con los sueldos actuales cada día es más difícil llegar a fin de mes.

Desde mucho antes de la crisis, estaba claro que los empleos serían cada día más escasos y precarios. Hay que producir más con menos y una de las variables más sencillas de modificar es la de los salarios.

Nos dijeron que tendríamos varios empleos o profesiones a lo largo de nuestra vida. Tal y como se están poniendo las cosas, lo que está ocurriendo es que vamos a tener varios empleos o profesiones a lo largo del día para poder salir adelante.

No soy economista ni tampoco tengo intención de entrar en un debate político. Lo que me interesa es la importancia que tiene todo esto para los profesionales, las personas como tu y como yo y, sobre todo, qué podemos hacer.

Cuando trato de transmitir la urgencia de pensar de otra manera a aquellos que me leen o que asisten a mis cursos, enseguida surgen un montón de tópicos/excusas para mantenerse en esa falsa zona de seguridad y no buscar alternativas.

Lo llamo zona de seguridad y no zona de confort porque la mayoría de la gente que tiene una nómina a fin de mes siente cualquier cosa excepto comodidad.

Una de las respuestas más habituales que recibo de quienes no quieren ver todo esto es esa de «pero es que no todos podemos ser emprendedores», algunos más atrevidos dicen, «ya, pero esto de emprender es una burbuja».

El problema de montártelo por tu cuenta es que se ha mitificado demasiado. Me importa muy poco que hablemos de emprendedores, autónomos, «freelances», profesionales independientes, intraemprendedores o supervivientes. Aquí se trata de generar opciones, no de limitarlas. A partir de ahí, llámalo como quieras.

Una persona con mentalidad de empleado se empeña en encontrar un hueco para sentirse protegido durante unas semanas o meses. Los que hemos tenido que buscarnos la vida por necesidad y/o gusto nos pasamos el día buscando nuevos huecos o, algo mejor, haciéndolos nosotros mismos.

¿Qué puedes responder a alguien que te dice? «Es que yo no soy así», «Es que no todo el mundo puede emprender».

Esas afirmaciones me dicen que esas personas (las hay de todas las edades) han tirado la toalla antes de luchar. Otra de las cosas que me transmiten es que se ven incapaces de generar valor fuera de una organización, o algo peor, que consideran que han conseguido «engañar» a un empleador para que les pague por hacer algo que nadie más pagaría.

Claro, con esa mentalidad, es imposible poner nada en marcha aunque te vaya la vida en ello.

YO NO SOY EMPRENDEDOR, que quede claro. A mi madre no le dijeron cuando nací, «señora, ha tenido un profesional independiente». Durante quince años pensé que me jubilaría en una gran empresa… hasta que me enseñaron la puerta de salida.

Soy sólo un tipo que trata de hacer algo por lo que alguien considera que merece la pena pagar. Administrativamente soy Autónomo, pero mentalmente soy alguien que se busca la vida… y además lo estoy disfrutando de un modo que jamás pensé. Y, por supuesto, no pienso jubilarme.

No permitas que nadie te encasille o te ponga una etiqueta paralizante. No escuches los cantos de sirena de los políticos ni las pajas mentales de los «expertos en tendencias» sobre lo de emprender o buscarte la vida.

Claro que los que hemos tenido/querido volar libres nos hemos pegado muchas leches, hemos fracasado casi todos los días porque cada día nos ponemos nuevos retos, hemos tenido disgustos y muchas noches de insomnio. Pero cada día que pasa eres más libre, sabio, conectado, experimentado y seguro.

Se dice que muchos proyectos tienen una vida de dos o tres años. Pero lo que muere es el proyecto, no quien lo pone en marcha, que seguramente ya tendrá otros cuantos en la cabeza o arrancando. Porque cuando tu mente hace click, las oportunidades están en todas partes. Pero si consideramos que TODOS somos profesionales YO S.L., ¿No se puede considerar que la vida media de un Empleado YO S.L. es aún más reducida, peor remunerada y menos satisfactoria? ¿Quién habla de la «burbuja empleadora»?

¿Sabes quién rechaza con más fuerza el concepto de Marca Personal? No son los directivos, no son los de R2H2. Son los propios empleados. No hay audiencia más refractaria al posicionamiento profesional que aquellos que no quieren ni pensar que van a necesitarlo más pronto que tarde.

Una Marca Personal va a conseguir que te valoren como mereces (para bien y para mal), va a aumentar tus opciones, tu valor, tu capacidad de elegir, de generar ingresos, de imponer tus condiciones.

Así que, salvo que quieras ser la versión sXXI del siervo del castillo y pasarte la vida malviviendo y sufriendo por los tuyos y pagando el derecho de pernada, empieza a descubrir tu valor y ponerlo en todos los escaparates reales o virtuales que encuentres. Eres valioso/a pero todavía no lo sabes. Cuando te des cuenta, verás que si eres bueno en lo tuyo, cobrar por nómina o por factura es irrelevante.

NOTA:

El 22 de Junio es el gran día del Personal Branding. Este año el Personal Branding Lab Day será en formato Webinario y estará centrado en la aplicación de la Marca Personal en las empresas. Puedes ver toda la información y apuntarte en este enlace.

La-fuerza-del-personal-branding-en-la-empresa





Compartir esta publicacion