Fracaso (Sustantivo). Fracasado (Adjetivo)

ObjetivosEsta semana, mi amiga Helen Gómez Ruano me preguntó mi opinión sobre lo que significa el fracaso y me hizo pensar en la relación del éxito y el fracaso con la Marca Personal.

Para empezar, quiero decir que no soy uno de esos fans del fracaso que parece que abundan tanto por dospuntocerolandia. Por mucho que se aprenda, por muchas experiencias que adquieras, por mucho que se diga que lo importante es el camino o por muy bien visto que esté eso de fracasar, el que las cosas no salgan como quieres es una putada.

Aunque digamos que en España no se valora el fracaso, lo cierto es que somos muy de poner en un pedestal a los que fracasan supongo que por el otro pecado español, la envidia. Sabes que si alguien fracasa, siempre podrás decir, “yo ya lo sabía” o “ya te lo dije” y además te quedas tranquilo porque ves que esa persona no es mejor que tu.

Pero lo que le dije a Helen es que creo que la clave no está en fracasar o no, sino en la razón del fracaso. Me explico.

Suelo decir que las personas buscamos dos cosas en este mundo. La felicidad y el éxito.

La felicidad, a grandes rasgos es una emoción, un sentimiento personal e intransferible. Depende de ti. Puedes no tener nada y ser feliz o puedes tenerlo todo y sentirte fatal si eso que tienes no es lo que quieres.

El éxito está relacionado con conseguir los objetivos que te planteas. Estos objetivos pueden ser materiales o inmateriales. Pero el éxito según mi enfoque, depende de tu relación con los demás. Un premio, un ascenso, un contrato, el abrazo de una persona a la que quieres, un “gracias por lo que has hecho por mí”,… Todo eso es lo que yo considero éxito.

El éxito y la felicidad no son variables independientes, o no deberían serlo. Si consigues lo que realmente quieres, seguramente serás feliz y si eres feliz es más probable que tengas éxito en lo que deseas.


Así que, el fracaso sería lo contrario del éxito, es decir, sería no alcanzar los objetivos que verdaderamente deseas. Y aquí cada palabra es importante.

Si alcanzas objetivos que ni te van ni te vienen, pues entonces no se puede decir que hayas tenido éxito realmente. Y si quieres algo de verdad y no lo consigues pues evidentemente será un fracaso.

Por tanto, primero, el fracaso es una mierda. Segundo, constantemente fracasamos porque queremos cosas que no conseguimos. Pero una cosa es el fracaso (sustantivo) y otra cosa es ser un fracasado (adjetivo).

Una persona que fracasa, aunque lo haga con frecuencia nunca será un/a fracasado/a siempre y cuando esté luchando por algo que realmente quiere. Sólo si al final de su vida esta persona no ha conseguido nada de nada de lo que quería, podríamos decir que es un/a fracasado/a. Pero eso raramente ocurre cuando luchas por algo. Sólo pueden tener grandes fracasos quienes tienen grandes metas. Si hay que fracasar, que sea a lo grande.

Por mi experiencia y la de mucha gente que conozco que persigue sus objetivos, está claro que se puede tardar en conseguir tus metas o no conseguirlo nunca. Sin embargo, por el camino consigues pequeños éxitos o éxitos inesperados más grandes que el que buscabas inicialmente. En ese momento tu estatus pasa de fracasado al de exitoso. Como en un videojuego, en la partida de la vida, vas consiguiendo puntos extra.

El realmente fracasado es aquel que no tiene éxito simplemente porque nunca ha definido lo que eso significa para él o ella o no se ha atrevido a luchar por ello.

Una gran parte de las personas que conozco nunca han decidido lo que quieren realmente. Vale, dicen que desean cosas, pero en realidad es lo que otros (familia, amigos, modas,…) les dicen que deben querer. Así que si no es algo que VERDADERAMENTE desean, no me sirve como OBJETIVO. Otros tienen miedo a desear algo. Otros ni se lo plantean porque se vive mejor sin esperar nada. Otros… Y eso es el fracaso. Por eso hay fracasados que nunca han tenido un fracaso porque nunca han luchado por algo que realmente desean.

Luego está esa minoría de gente que no tira la toalla y aunque tenga un fracaso tras otro nunca será un fracasado porque cuando lo intentas, además de fracasos, también hay éxitos más o menos grandes. Y cuando consigues un éxito o EL ÉXITO que realmente deseas, te aseguro que es la leche.

Cuando explico para qué sirve el Branding Personal suelo decir que es una herramienta que aumenta las posibilidades de Éxito (No fracaso). Una Marca Personal consigue aumentar las opciones de que te elijan aquellos que van a proporcionarte lo que deseas (objetivo).

El Branding Personal nunca tendrá interés para aquellos que no sepan lo que quieren o, algo peor, que no quieran desear nada para no salir heridos o decepcionados. Y eso justifica las críticas hacia la Marca Personal de aquellos que no quieren que los demás tengan éxito o que se alegran de los fracasos (parciales) de quienes luchan por sus sueños porque ven que cada día tienen menos excusas para no hacer nada.

NOTA:

El 22 de Junio es el gran día del Personal Branding. Este año el Personal Branding Lab Day será en formato Webinario y estará centrado en la aplicación de la Marca Personal en las empresas. Puedes ver toda la información y apuntarte en este enlace.

La-fuerza-del-personal-branding-en-la-empresa

Compartir esta publicacion