Eres tus clientes

Publico

Eres tus clientes

Esas palabras las repetía a menudo el gran maestro Tom Peters cuando empezaba a hablar de YO S.L. y de Branding Personal hace ahora veinte años.

Lo que Peters trataba de explicar es que aquellos a los que vendemos nuestros servicios van a influir mucho en la huella que dejemos.

Cuando lo leía por primera vez, aquel mensaje me generaba sentimientos encontrados.

Por un lado, aquello me era ajeno. Yo era un empleado de una multinacional y los clientes no eran míos, eran de la empresa en la que trabajaba.  Todavía no consideraba que la organización que me pagaba la nómina cada mes, era mi «cliente» y, por lo tanto, mi identidad estaba muy unida a ella.

Es muy habitual decir eso de «yo trabajo para» o algo peor «yo pertenezco a» ¡Qué fácil es diluir nuestra identidad dentro de una organización!

Cuando más adelante empecé a buscarme la vida por mi cuenta, bastante tenía con encontrar alguien dispuesto a pagar por algo que nadie conocía como para encima ponerme exquisito y ponerme a elegir.

Pero a medida que he conseguido estabilidad y he aumentado las mis opciones profesionales, he entendido lo importante que es lo que decía Peters… especialmente en un mundo dospuntocero en el que la información fluye con rapidez.

Durante estos años, me he encontrado con dos tipos de clientes y alumnos. Por un lado están los que están realmente motivados para desarrollar una Estrategia Personal o un Proyecto Profesional, saben lo que buscan y les falta tiempo para ponerse en marcha.

Aunque solemos decir que el Branding Personal es útil para todos los profesionales, lo cierto es que el perfil que comento suele estar asociado con emprendedores, autónomos  y «freelances». Es gente que ya sabe lo que quiere y que ha reflexionado mucho sobre su situación y su identidad. Así que, lo más duro ya está hecho porque ese ejercicio de reflexión suele ser muy parecido a lo que han pensado para sus proyectos.

El otro tipo de profesionales que me suelo encontrar es el de aquellos que «se encuentran por accidente» con esto de la Marca Personal. Este perfil suele incluir a gran parte de profesionales por cuenta ajena, a desempleados que se ven obligados a hacer «un curso de Marca Personal» o alumnos de Escuela de Negocios que lo consideran como una materia más de la que deben evaluarse.

Creo que esto ocurre en todas las profesiones. Mientras haya que pagar facturas y hasta que consigas un posicionamiento y un reconocimiento claro, habrá que realizar los «trabajos alimenticios» que sean necesarios. Y eso implica aceptar a cualquier cliente que cumpla unos requisitos mínimos. Y siempre, siempre, hacerlo lo mejor posible.

Pero el objetivo de un profesional, especialmente en estos tiempos en los que lo habitual es trabajar en/con múltiples empresas a lo largo de los años, debe ser aumentar la capacidad de elección de clientes. Porque el hecho de que asocien tu nombre con unos o con otros va a decir mucho sobre tu trabajo y quizás defina tu futuro.

Tus «clientes» son todos aquellos con los que has mantenido una relación profesional y a los que citas en tu Currículo o en tu página web o blog o en tus Redes Sociales. ¿No crees que elegir los adecuados es un potente factor de credibilidad? Por eso hay que escoger bien. Porque quizás lleguen a tener más peso que un título o un cargo.

Tengo muy claro que descartar determinados clientes, será positivo en el futuro aunque hoy tenga un coste.
Cuando tienes que trabajar con gente que no sabe lo que quiere, que compra por «modas», porque «ha oído campanas» o por cualquier otra razón ajena a lo importante, vas a acabar teniendo problemas, adulterando tu oferta o trabajando más de lo razonable para ajustarte a su idea.

Sin embargo, si eres capaz de encontrar una empresa y/o un cliente que sabe qué está buscando, los resultados son increíbles y todo el mundo queda satisfecho.

Dedicar tiempo a los clientes inadecuados te va a obligar a persuadir y convencer para que hagan lo que les propones. Eso sólo retrasa a los que lo tienen claro. Por eso es fundamental seleccionar, elegir y mimar a los que están realmente motivados y que aprecian tu trabajo.

Para los profesionales por cuenta ajena esto es perfectamente aplicable. Trabajar en una compañía que no sabe lo que puedes aportar realmente, que no sabe lo que te importa o que te considera sustituible (un Recurso Humano) sólo te va a generar problemas.

Este no es un post de reproche. Todo lo contrario. Es un post de agradecimiento, de desarrollo personal y de lecciones aprendidas. Hoy soy lo que soy gracias a todos aquellos a los que he conocido y que han apostado por mi. Me siento afortunado porque nunca he tenido ningún problema. Pero creo que compartir este tipo de experiencias puede ser valioso para ayudar a tomar decisiones.

NOTAS:

IMG_5039Este jueves 22 de Junio es el gran día del Personal Branding. Este año el Personal Branding Lab Day será en formato Webinario y estará centrado en la aplicación de la Marca Personal en las empresas. Yo hablaré de la Marca Personal de los Intraemprendedores en la empresa. Puedes ver toda la información y apuntarte en este enlace.





Compartir esta publicacion