Muévete por diferentes ecosistemas

Estamos a punto de terminar el año y, como siempre, aprovecho estos días para pensar sobre lo que ha ocurrido en los últimos meses. Y, sin ninguna duda, lo fundamental han sido las relaciones personales.

Creo que no debería extrañar a nadie que cuando trabajas por tu cuenta es imprescindible mantener el contacto con la realidad. Y eso sólo ocurre cuando estableces contacto físico, directo, unopuntocero con otras personas.

Si decides trabajar sólo y consideras que es suficiente con mantener contacto virtual o a través de medios sociales, entonces estás perdido.

Vale, si me conoces, ya sé que esto puede sonar raro viniendo de una persona como yo que tengo tendencia a ir a mi bola o como dice Claudio Inacio, a ser un lobo solitario. Yo soy de los que piensa que el proverbio africano

Si quieres ir rápido camina solo, si quieres llegar lejos ve acompañado

ha quedado algo obsoleto.

Hoy puedes llegar lejos y rápido aunque no vayas con nadie. Hoy disponemos de medios inconcebibles hace unos años y que seguramente ni se le pasarían por la cabeza al africano autor de la cita. Es más, creo que en muchos casos, ir acompañado sólo consigue que no te muevas de donde estás.

Pero he comprobado que un profesional que se aísla por gusto o por necesidad (hay proyectos que te mantienen recluido durante días) acaba perdiendo el norte. Pero si tienes un grupo de colegas con los que te relacionas o personas que te siguen, siempre hay alguien que te da un toque y te dice que se te está yendo la bola. Esa una otra de las cosas maravillosas del blog.

Cuando se habla de éxito se piensa en premios, dinero, lujo, prestigio pero hay un aspecto que pocas veces se tiene en cuenta y es la posibilidad de poder relacionarte con gente a la que admiras o has admirado desde hace años.

Todavía me parece increíble poder echar unas risas con personas que hasta hace una década sólo eran nombres en las portadas de un libro, autores de artículos en medios de comunicación, imágenes en una pantalla de cine o de televisión o referentes en los que fijarse.

También me he dado cuenta de que la mayoría de esa gente que consideramos «importante» suele ser encantadora, cercana y dispuesta a ayudar. Más bien son los que todavía no han demostrado nada pero creen que son la pera limonera los que suelen mantenerse más distantes.

Una de las cosas más chulas de todo esto es que, si llevas un tiempo grande centrado en tu proyecto profesional, es muy probable que hayas visto crecer y triunfar a muchos de los que conociste tomándote unas cañas o participando en eventos cutres. Muchos de los que en el 2004 o 2005 nos juntábamos en cosas como Beers&Blogs o Iniciador hoy son autores de libros de referencia, empresarios de éxito o incluso gurusitos. Y, de verdad, mola mucho porque tienes la sensación de haber participado en algo que merece la pena.

Algo que también he confirmado estos años es que, igual que hay que aprender de todo, leer de todo y ver de todo, también hay que relacionarse con gente de todo tipo. Eso enriquece muchísimo.

Si no recuerdo mal, en el colegio aprendí que una persona culta era aquella que es capaz de adaptar su lenguaje a todo tipo de situaciones. Pues bien, creo que en las relaciones personales en las que pretendes dejar huella, Marca Personal, hay que tener la destreza de cambiar lo necesario para encajar pero sin perder la esencia. De ese modo vas a poder mantenerte al día con mucha más facilidad. Si sólo te relacionas con un tipo de personas te vas a empobrecer, pero si eres capaz de tener contactos diversos, tu cabeza va a estar siempre en funcionamiento.

¿Significa esto que debas interpretar un personaje distinto en función de las personas con las que te relaciones? De ningún modo, tu esencia, tu identidad, tus valores y tus objetivos deben mantenerse fijos. Pero puedes y debes ajustar los elementos superficiales o menos relevantes como tu aspecto.

Obcecarse por ir con camiseta a un evento de abogacía en una Escuela de Negocios tiene tan poco sentido como ir con traje y corbata a un congreso de SEO. Yo sigo diciendo lo mismo y del mismo modo en todos los foros… bueno, cuando voy con corbata quizás suelto menos tacos.

Como te digo, mi fuerte no son las relaciones personales, así que creo que tengo la fuerza moral para decirte que, aunque no te encante la socialización, es algo vital si quieres dejar tu Marca Personal. Y con el tiempo comprobarás que el balance es clarísimamente positivo tanto en lo profesional como en lo personal.


Compartir esta publicacion