Que te vean

Este mes cumplirá un año Street Personal Branding, el canal en el que Claudio y yo hablamos de Marca Personal.

Uno de los efectos colaterales más curiosos que hemos encontrado es el de lo potente que llega a ser el vídeo para ser conocidos y reconocidos.

Aunque el número de visitas no se puede decir que sea como para tirar cohetes (la media suele ser de unas 1000 visitas por vídeo), lo cierto es que, cada vez que voy a dar un curso o participo en un evento, hay alguien que me dice que me conoce porque sigue nuestros vídeos. Incluso en unas cuantas ocasiones, alguien a quién te has encontrado en una situación que no tiene nada que ver con la Marca Personal, me dice que me conoce de YouTube.

Por otra parte, los que más saben de estas cosas nos dicen que la cantidad de comentarios que recibimos está muy bien para un tema como el que tratamos.

Desde el punto de vista de la Marca Personal esto que te comento es todo un descubrimiento. Está claro que el efecto de generación de Marca Personal de un vídeo es mucho más potente que el de un simple texto en un blog (aunque puedes transformar tu blog en una plataforma multimedia) o en una Red Social.

En mis cursos siempre he dicho que YouTube es posiblemente la única Red Social con la que yo me quedaría si tuviese que elegir una. La razón es que el vídeo es lo más parecido a tener a una persona delante. Elementos como la comunicación verbal y no verbal, el entorno, el aspecto, la calidad de la edición y muchos otros factores, transmiten una gran cantidad de información sobre ti. Y cuando se trata de generar credibilidad y sintonía, eso es fundamental para ayudar a que dejes una huella profunda y te elijan.

El vídeo es la forma en la que vas a poder lanzar tus mensajes si no te invitan a participar como ponente en un evento.

El vídeo es barato, sencillo (aunque puedes llegar a hacer cosas muy sofisticadas y complejas), cercano, emocional.


El vídeo es genial para los perezosos (como yo) que tienen algo que contar pero no quieren ponerse a escribir.

Entonces, ¿Por qué no se utiliza más desde un punto de vista profesional? Pues supongo que por la razón de siempre, por miedo, vergüenza, desconocimiento.

Lo curioso es que muchos de los que me dicen que les da “cosica” subir vídeos a YouTube no tienen ningún problema en hacer vídeos cortos o “stories” para Instagram o Facebook.

Una de las cosas que he descubierto al hacer vídeos (yo puse en marcha mi primer canal el 2007) es que se aprende rápido. Si no lo has hecho nunca, ya te digo que los primeros intentos van a estar entre lo desastroso y lo patético. Lo bueno es que, si no te gusta lo que has hecho, simplemente no lo compartes y punto. Pero si no te paralizas, cada nuevo vídeo que grabes va a ser un poco mejor. Y además, vas a empezar a darle vueltas para ver qué puedes añadir y mejorar.

Hay muchos pequeños detalles que vas a ir descubriendo a medida que vayas practicando. Básicamente, lo principal que debes tener en cuenta son tres cosas, contenido, luz y sonido.

El contenido, aunque sea un tópico, sigue siendo el rey si hablamos de dejar una huella profesional. Nadie va a perder 10, 5 o 1 minuto viéndote si no percibe que va a conseguir algo a cambio.

El sonido es eso que no tienes en cuenta hasta que escuchas tu primera grabación. Ruidos, eco, volumen bajo,… Pronto te darás cuenta que es mejor grabarte con un micrófono que hablar directamente al móvil. Ojo, no estoy hablando de nada caro o sofisticado, como descubrirás pronto, utilizar simplemente el micrófono de los auriculares del teléfono suponen un cambio brutal en la calidad de lo que se escucha.

Podría contarte muchas más cosas sobre pequeños trucos para ir mejorando (a mi me queda muchísimo por aprender), pero como ocurre con casi todo lo que te explico en este blog, lo mejor es empezar, probar, practicar y mejorar.

Como te decía al principio, el efecto producido por los vídeos en nuestro canal es muy estimulante, aunque las cifras no se acerquen ni por asomo ni a los canales más modestos.

Si me conoces, ya sabes que soy y seré el mayor defensor del blog, pero el nivel de conocimiento y reconocimiento generado por nuestro canal de YouTube, es algo que no había conseguido con el blog. Y en cualquier caso no son incompatibles sino complementarios.

Así que, atrévete. Si tienes algo que contar, que seguro que lo tienes, ponte y hazlo.

NOTAS:

Precisamente esta semana hablamos en Street Personal Branding sobre el coste económico del Branding Personal. Como verás, la grabación de vídeo puede llegar a ser perfectamente asumible y asequible.

Compartir esta publicacion