No busques empleo, busca ingresos

Si te han despedido de un empleo alguna vez, quizás hayas pensado lo mismo que yo en cuanto pasó el primer golpe y empezaste a reflexionar sobre las consecuencias.

En mi caso, lo que quedó claro, especialmente en la segunda y última ocasión en la que tuve que dejar la empresa (junto a muchos otros) es que lo que necesitaba no era otro empleo sino lo que este generaba, es decir, pasta, ingresos, dinero.

La primera vez que, en el año 93, nos quedamos en la calle muchos jóvenes que habíamos entrado a trabajar ilusionados en una gran empresa, yo todavía no tenía apenas obligaciones económicas. Así que, me sirvió como lección y como aviso de lo que estaba cambiando en el mundo. Pero no supuso un trauma importante.

La siguiente fue distinta. Estaba casado, mi hija tenía pocos meses, hipoteca, gastos, en fin, ya sabes. Pero al mismo tiempo, tras quince años trabajando en multinacionales, tenía muy claro que si debía volver a un cubículo/despacho sería a rastras.

Así que las variables se reducían bastante. No necesitaba un empleo, necesitaba una forma de pagar facturas sin tener que depender de un empleador.

Esa junto a otras ideas, es lo que me acabó llevando a buscar un modo de salir adelante y progresar por nosotros mismos, sin tener que pasar por los trabajos como cuentajenados. Y de ahí fue desarrollándose lo de la Marca Personal.

Porque, en aquellos años, se estaba larvando todo lo que está ocurriendo ahora. Y lo que en esos tiempos era una opción, hoy es una necesidad. Ya no podemos seguir mendigando un empleo que es escaso, inseguro y cada día peor pagado.

En realidad, buscar empleo no es más que una forma de generar ingresos pero no es ni la única ni la mejor, tal y como están las cosas.


Así que, ¿por qué cerrarse a otras alternativas interesantes y posiblemente más rentables para ganarnos la vida sin perdernos la vida?

No quiero entrar en el tópico de “es que la sociedad es así y esto que cuentas es sólo para unos pocos” porque ya no es cierto. Tampoco te estoy hablando de forrarse simplemente por trabajar en tus propios proyectos. Esto va de generar opciones para vender tu trabajo sin tener que poner todos tus huevos en una cesta que cada día es menos estable.

Hoy tenemos los medios para aprender, comunicar, generar confianza, relacionarnos y si, también monetizar lo que somos capaces de aportar y, ya puestos, con aquello con lo que disfrutamos.

Creo que todos los trabajos que he realizado para otros podría haberlos desempeñado perfectamente desde mi casa y por mi cuenta.

Piénsalo. Seguramente no te costaría demasiado hacer lo mismo que haces en tu empresa pero como profesional independiente. De hecho si no es así, yo me preocuparía mucho porque eso significaría que, o lo que haces sólo le sirve a tu empresa y eso te pone en una situación de riesgo brutal. O llegará un día en el que se den cuenta de que lo que haces no sirve para mucho.

Y esto es lo que centra mi trabajo desde hace ya bastantes meses. Tenemos que aprender a cortar el cordón umbilical del empleo. Somos como los astronautas que, en los primeros años de la conquista del espacio necesitaban estar conectados con la nave pero hoy pueden moverse de forma autónoma con sus propias mochilas con oxígeno y propulsión propia.

No estoy diciéndote que rompas ahora con quien te paga una nómina. Lo que te propongo es que te independices de la mentalidad de nominado y empieces a actuar como un generador de ingresos independientemente de tu situación laboral.

Deja de buscar excusas, empieza a creerte y a quererte un poco más, eres mucho más valioso/a de lo que piensas. Sólo tienes que empezar a explorar formas de crear Proyectos Paralelos que acaben convirtiendo en irrelevante al que hasta ahora hemos considerado el principal.

Se trata de crear sistemas redundantes, como dicen en el mundo de la aviación, de tal modo que aunque falle uno o varios, puedas seguir “volando” con un solo motor laboral.

El “curso” se está acabando. En un par de semanas, como suelo hacer en los últimos años, me separaré de esta nave nodriza hasta septiembre. Pero estos dos meses voy a trabajar mucho, y espero que tu también lo hagas, en desarrollar nuevas formas de ser más independientes y libres. Y eso, nos guste o no, pasa por preocuparnos más por generar ingresos que por buscar empleo.

NOTA:

Aquí tienes la grabación completa de la presentación de mi libro Monetízate en Madrid junto a amigos como Roger Domingo, Juan Carlos Cubeiro, Claudio Inacio y Elena Arnaiz. Hay de todo, risas, ideas, emoción, consejos… Échale un vistazo si tienes un ratillo.

Compartir esta publicacion