Instagram para los que odian Instagram

Pincha aquí si quieres más información sobre mis cursos

Si hay alguien crítico con herramientas como Instagram, ese soy yo. El problema no es tanto el instrumento como mi habitual desconfianza de aquello que se pone de moda con rapidez y mi tendencia a llevar la contraria.

Bien es cierto que Instagram nació con una enorme dosis de tontería y de superficialidad desde el primer momento. Y también creo que aquello de que una imagen vale más que mil palabras ha dejado de ser cierto al ver las cosas que se suben (que subimos) a Redes Sociales de imágenes como esta.

La burbuja de los “influencers”, la obsesión por el número de seguidores o la preocupación por el continente más que por el contenido, me han mantenido alejado de esta Red Social porque no terminaba de verle las ventajas a la hora de incluirla en una Estrategia de Marca Personal.

Pero igual que suelo ponerme a la defensiva cuando veo fenómenos como el de Instagram, mi curiosidad como científico me empuja a investigar y profundizar para descubrir si me estoy perdiendo algo.

Instagram puede reforzar tu Marca Personal

Si, ya sé que puede parecer contradictorio con lo que acabo de comentar, sin embargo, dentro de todos los ingredientes de una estrategia de Branding Personal, hay una parte de imagen, de estética, de estilo. Y ahí puede jugar un papel importante un canal en el que hagas visible, que pongas color y textura a algo más que las ideas que muestras en plataformas como este blog.

Es más, esas imágenes pueden reforzar y redondear tu filosofía, el concepto que estás tratando de transmitir o tu visión de un proyecto.

Si vas más allá de las autofotos, si utilizas metáforas visuales para reforzar tus mensajes y si no conviertes Instagram en un catálogo de posturitas y escenas narcisistas, puede que refuerces tu Marca Personal. Es el clásico WYSIWYG ( What You See Is What You Get) aplicado a las personas

En realidad, si vas a utilizar únicamente la cámara interna del móvil para mostrar lo que molas y lo que te quieres, también vas a dejar Marca Personal, pero no sé si será la más apropiada para tu proyecto profesional o incluso si será más bien Marca de Personaje porque lo que se ve no tiene nada que ver con lo que eres.

Instagram como herramienta de Sintonía y de Networking

Para los introvertidos como yo, Instagram puede facilitar la conexión y el desarrollo de tu red de contactos. Aunque yo apenas aparezco en mis publicaciones en esta red, creo que las “tontás” que publico me acercan a otras personas y transmiten una imagen más completa (aunque no necesariamente mejor) de lo que soy.

Se dice que las marcas en general y las Marcas Personales en particular deben generar un impacto emocional. Y eso es más sencillo si utilizas imágenes. Desde contar historias hasta usar el humor. Instagram potencia que las personas se involucren emocionalmente y conecten contigo.

Más allá de enseñar carnes y poner morritos

Es evidente que, si eres como yo y no tienes cuerpo de modelo ni estás como para mostrar tableta en la playa, deberás encontrar otras utilidades a la herramienta.

Si la generación de confianza en tu trabajo está relacionada con algo que puedas enseñar, Instagram puede ser una herramienta interesante.

El proceso de creación de una obra si eres un artista. La construcción de una instalación industrial. Imágenes o vídeos tuyos realizando alguna actividad profesional… Las posibilidades de mostrar y demostrar lo que eres capaz de hacer son múltiples.

Escaparate

Dicen que Internet no es un sitio para vender, que aquí hay que venir a colaborar, compartir, conversar, cooperar y no se cuantas CO- más, excepto CObrar o COmercializar.

Pero a estas alturas en las que todo lo dospuntocero se ha degradado y prostituido, es absurdo no utilizar, al menos en parte, el potencial de venta o persuasión de algunos canales como Instagram.

Enséñame tu oferta, hazme una demostración de lo que puedes hacer por mi, déjame ver lo que tienes en tu almacén profesional.

Salvo que TE VENDAS Tu, como hacen algunos “influencers”, los demás tratamos de evitarlo vendiendo lo que hacemos. Por eso soy partidario de que un profesional se mantenga en un segundo plano y dé protagonismo al valor que puede generar.

Superar el miedo

Es curioso que algunas de las personas que me dicen que les da miedo o corte grabar vídeos para un canal de YouTube, no tengan ningún complejo en hacerlo para Instagram.

Pues vale, convierte la debilidad en fortaleza y utiliza esos experimentos para practicar y coger soltura a la hora de expresarte en vídeos. Pero piensa que, por la naturaleza de Instagram, un mensaje relacionado con un concepto “serio”, puede perder credibilidad al estar rodeado de contenido más frívolo o superficial.

Para saber más


Compartir esta publicacion