Objetivos, como elegirlos

Pincha aquí para conocer mi programa de establecimiento de objetivos

Decía en el post anterior que hay que diferenciar entre Estrategias y Tácticas. Pero debes tener en cuenta que no se puede diseñar una Estrategia Personal ni tomar acciones apropiadas si no tienes claro hacia donde te diriges y qué quieres conseguir.

El problema es que la mayoría de la gente con la que me relaciono o a la que imparto cursos no se ha planteado esa pregunta tan tópica y típica de:

¿Qué quiero?

Y claro, sin una meta no podemos hacer ingeniería inversa y desglosar los pasos que debemos dar para alcanzar el propósito.

Creo que, en realidad, todos tenemos más o menos claro lo que queremos y, sobre todo, lo que no queremos. Pero, como siempre, hay voces dentro de nosotros que nos frenan.

  • Piensas que es inútil que te pongas objetivos si nunca los podrás alcanzar
  • Piensas que los objetivos están bien, pero ahora no es buen momento para empezar
  • Piensas que los objetivos son otra forma de denominar a los sueños y tu eres realista y práctico
  • Piensas que los objetivos son para gente que no tiene demasiadas cosas que hacer
  • Piensas que los objetivos te bloquean, te dejan poca libertad de acción
  • Piensas que no conoces a nadie que tenga objetivos, por lo tanto no serán tan importantes
  • Piensas que no necesitas realmente objetivos para tener éxito
  • Piensas que si no los consigues, pensarán que has fracasado
  • Piensas…

Lo que está claro es que, entre unas cosas y otras, el tiempo va pasando y llega un día (quizás hoy mismo) en que te preguntas como has llegado a un punto que ni siquiera te habías planteado hace cinco, diez o veinte años.

Si en algún momento decides que es mejor ir por la vida con un plan (que puedes ir modificando) a dejarlo todo en manos del azar, te propongo algunas ideas para establecer tus objetivos. Y no, no te voy a hablar del puñetero SMART o MARTE.

Suspende tu parte lógica o pragmática

Si, está muy bien ser realista (yo peco de eso), pero no se pueden establecer objetivos interesantes y atractivos sin un poco de ilusión, sin dejarte llevar por tu parte más idealista.

Luego ya tendrás tiempo de pulirlos, rebajarlos o eliminarlos. Pero empieza pensando en grande.

Elige metas que estén relacionadas con tus cualidades

Suelo ver con frecuencia que no nos damos demasiada cuenta de aquello en lo que somos buenos. Quizás es que tenemos habilidades o aprendizajes tan interiorizados que no percibimos que nos sitúan a un nivel superior al de otras personas.

Y también en muchos de esos casos, esas características que nos diferencian suelen estar relacionadas con aquello con lo que disfrutamos más (leer, componer, organizar, programar, escuchar,…)

Así que, ¿y si escoges objetivos relacionados con esa “materia prima” que ya tienes?

Pregunta a la gente que te conoce

Ojo, aquí no te estoy diciendo que hagas lo que otros te propongan. De hecho eso sería contraproducente porque los objetivos deben ser personales e intransferibles. Ese es uno de los problemas de definir objetivos, ya que es posible que, si los consigues, afecten a algunas personas que te rodean.

Lo que te digo es que es interesante escuchar los comentarios de otras personas porque te van a dar una visión externa. Y, sobre todo, acepta las críticas constructivas, si vas en una dirección y no avanzas nada, quizás deberías pedir una segunda, tercera o cuarta opinión distinta a la de “tu persona”.

Diseña tu personaje (como en los juegos de rol)

No, no, aquí no estoy diciéndote que construyas una personalidad falsa. Eso es contrario a todo lo que vengo “predicando” desde hace quince años.

Me refiero más a aquello que dicen los anglosajones de “actúa como si ya tuvieses ese rasgo que deseas hasta que forme parte de ti.”

Se trata de que definas como te gustaría ser dentro de un tiempo, que papel te gustaría desempeñar en tu vida, como te gustaría que te recordasen.

Todo eso va a ayudarte a tomar algunas decisiones sobre lo que debes hacer, dejar de hacer o con quién debes relacionarte.

Crea perfiles profesionales atractivos en Redes Sociales

Reconozco que no me he preocupado nunca demasiado de mis perfiles en dospuntocerolandia. Creo que se le da una importancia excesiva.

Sin embargo, al obligarte a crear algo que va a ser visible para gente que desconoces, es posible que te lo pienses un poco más y, sobre todo, al poner algo por escrito, al sacarlo de tu cabeza, vas a poder ver si tiene sentido o no.

Aunque hace años que no preparo un Currículo ni una Carta de Presentación, recuerdo que, al tener que plasmar mi trayectoria en un papel, era mucho más consciente de mis aprendizajes, cualidades y también de mis propósitos profesionales.

Esto no es cuestión de magia ni de pensamiento positivo, es pura Estrategia Personal. Así que, busca un rato, encuentra un lugar tranquilo y define tu futuro. En los posts que quiero ir publicando esta temporada, este es un elemento fundamental. Sin él, todo se cae.


Compartir esta publicacion