Profesionales Libres: Historia de un concepto

Cuando en el año 2004 me quedé sin mi último empleo, tras quince años trabajando en grandes empresas, tenía dos cuestiones a responder.

La primera y más urgente, ¿Cómo voy a pagar las facturas? La segunda no tan prioritaria, pero también importante, ¿a qué me voy a dedicar, o algo mejor, a qué me QUIERO dedicar?

Hasta contestar a la segunda pregunta hice cualquier cosa para poder ganar tiempo. En esa situación, con cualquier trabajo en que pudieses ganar 200, 500 o 2000 Euros no comprabas «cosas», comprabas tiempo mientras respondías a la segunda pregunta.

Porque, aunque no tenía claro lo que quería, si sabía lo que NO quería, que era trabajar por cuenta ajena. Así que cualquier encargo de formación, consultoría o cualquier otra cosa, aunque no tuviese que ver con «lo mío», me permitía conservar cierto grado de libertad y no tener que volver a entrar en el circuito de los CVs y las entrevistas. Así que, ahí, justo delante de mi, estaba la respuesta.

Era eso, lo que quería era LIBERTAD, poder elegir, asumir el control. Lo siguiente era encontrar el modo de lograrlo. Ya conocía el QUÉ, me faltaba el CÓMO.

En ese momento «haces inventario» de lo que tienes en tu almacén mental y buscas el modo de utilizarlo.

En mi caso, con mi conocimiento y experiencia de productos, marcas, proyectos,… poco a poco fue tomando forma lo de la Marca Personal. Algo que ya conocía por los autores anglosajones, pero que aquí apenas se había tocado.

La Marca Personal pretendía justo eso, aumentar el valor de los profesionales (empezando por mi mismo) utilizando lo aprendido sobre productos y empresas para no tener que depender de una única opción laboral que seguramente no me gustaría.

Poco a poco, me iba dando cuenta que la Marca Personal sólo es una parte de algo más grande. Es como si en una empresa sólo se hablase de «branding» y no se tuviese en cuenta todo lo demás. Por eso he hablado mucho de Estrategia Personal durante estos años. Trataba de incluir y conectar todos los elementos igual que en una empresa hay que gestionar varios departamentos.

Mientras tanto, hemos ido saltando de crisis en crisis mientras el mercado laboral se deterioraba. Los jóvenes y los más mayores, pasando por todas las situaciones intermedias, hemos descubierto que no sólo es que no haya empleos estables como antes, es que los pocos que hay apenas te permiten llegar a fin de mes. Y sobre dedicarte a lo que te gusta, mejor ni pensarlo.

Así que, ¿y si asumimos de una vez que uno no nace empleado, desempleado, emprendedor, autónomo o funcionario? ¿Y si en lugar de reducir las opciones, nos ponemos en una situación en la que no sólo podamos tener más opciones sino incluso crear aquellas que más se adapten a lo que nos apetece ser y hacer?

Y de ahí, de forma natural es como surge lo de los Profesionales Libres y los Proyectos Paralelos. Esto es algo que tampoco he inventado yo, los gurús anglosajones llevan años hablando de «Free agents» y de «Side Hustle«.

Evidentemente lo que ocurre en EEUU no tiene demasiado que ver con lo que vemos a nuestro alrededor. Pero también es cierto que hoy tenemos herramientas que nos permiten hacer cosas nos permitan ser más independientes y autosuficientes sin caer en la empleodependencia.

La Marca Personal será una herramienta útil para un Profesional Libre, pero también deberá gestionar muchos otros elementos (finanzas, producto, personalidad, infraestructura, relaciones,…). Eso es lo que quiero contarte desde ahora.

No se trata de olvidarte de trabajar para otros, lo que piensa un Profesional Libre es que un empleo no es ni más ni menos que uno de sus Proyectos Paralelos.

Creo que la libertad hay que ganársela y será más fácil si no vas a ciegas. Así que esa es mi misión para los próximos años.

Habrá críticas, como siempre basadas en la falta de conocimiento o incluso en la mala fe. Habrá quien dirá que no todo el mundo nace para trabajar con sus propios proyectos, habrá quien diga que eso ya existía y se llamaba pluriempleo, habrá quien dirá que no quiere o no le apetece o no le dejan. Tranquilo, espero darte respuestas a todo eso.

De momento te diré que si lo que pretendo es reducir la empleodependencia, no voy a fomentar el pluriempleo.

Me parece un concepto apasionante, que nos permite ser lo que queremos ser, independientemente de la edad, situación o formación. Se basa en que todos tenemos algo que ofrecer, sólo tenemos que encontrar a quienes les pueda ser útil independientemente de que nos paguen por nómina o por factura.

Vamos allá.





Compartir esta publicacion