Catástrofe en Madrid

Este fin de semana se ha producido el incendio de la Torre Windsor en Madrid. En ella tenían su sede algunas empresas importantes, Deloitte, Garrigues, Management Solutions (MS), Elecnor, Comparex. Yo mismo he mantenido algunas reuniones en ese edificio.
Hoy muchas personas se plantearán el futuro de su vida profesional. Quizás algunas de ellas deberán buscar sus propias alternativas. En otros casos los equipos trabajarán duro para poner de nuevo sus empresas en funcionamiento. En cualquier caso, siempre se vuelve al auténtico motor de los negocios, las personas. Ningún manual, ninguna teoría de gestión ultramoderna podrá conseguir lo que hacen los profesionales motivados.
En unos de los bloques publicitarios mientras escuchaba la noticia en la radio apareció un anuncio de algún banco en el que hablaba con mucha altivez de la importancia de la responsabilidad social de las empresas. Desgraciadamente, muchas de las que presumen de ello, solo lo hacen de puertas afuera. Parece que se olvida que las empresas son solamente entidades jurídicas, pero son las personas con cara y ojos las que las hacen funcionar y consiguen sacarlas adelante.





Compartir esta publicacion