Lo novísimo

Como os decía, he terminado de leer el libro The new new thing que cuenta la historia de Jim Clark, el visionario y fundador de Netscape entre otras compañías. Creo que debería ser un libro de obligada lectura en las escuelas de negocios. No tiene desperdicio. El problema es que despues de leerlo te explicas porque los americanos son los amos del mundo y te quedan muy pocas esperanzas para un país de funcionarios, cantamañanas y fantasmas como el nuestro.

Algunos párrafos:
“Hay un cierto tipo de personas que han triunfado por haberse adecuado excepcionalmente a este momento histórico concreto (Silicon Valley, años 90). Estaban hechas para trabajar en la frontera de la vida económica, en una situación en la que la frontera estaba de nuevo a disposición de cualquiera. En una palabra, para hacer realidad un cambio social y tecnológico rápido, y para traer al mundo cosas nuevas, novísimas.”

“Una de mis motivaciones fue el hecho de haber llegado a la conclusión de que la mayor parte de las personas creativas no eran debidamente recompensadas como empleados de la industria.” William Shockley, premio Nobel y coinventor del transistor.

“El hombre organización, gris, burocrático, sin aristas creía en la bondad básica de los grandes grupos, y tambien en la maldad esencial del individuo. Estaba plenamente convencido de que la gente tenía la obligación moral de ajustarse a las normas.(…) Cuando la sociedad exaltaba al hombre sin aristas, castigaba a los que tenían verdadero talento: los científicos, los artistas, los músicos, los ingenieros, la gente que emergía a la vida desde nuevos y sorprendentes horizontes. La presión ejercida sobre los bichos raros para que fueran “normales” era la causa de que productos extraordinarios de la imaginación humana sufrieran la censura y la marginación.”

Uno de los programadores de Clark dice:
“La pasión, el fuego, estaban allí. Había una sensación generalizada de que íbamos a cambiar el mundo. Y todos sabíamos que sólo así se podía ganar mucho dinero: cambiando el mundo.”

Y así pagina tras página. Un ejemplar que encontré de saldo en La Casa del Libro hace un par de meses. Merece la pena, de verdad.

¿No os gustaría formar parte de algo parecido? Si, ya se que la hipoteca y los crios tiran mucho pero ¿cuantos años de vida profesional o de vida a secas te quedan? ¿quieres pasar por este jodido planeta sin más?
Como le dijo Steve Jobs de Apple a John Sculley todavía en Pepsi: ¿Quieres pasarte el resto de tu vida vendiendo agua azucarada o quieres una oportunidad para cambiar el mundo?.


Compartir esta publicacion