Ancho de banda, Curriculum y MP3

Hay un simil de Marca (Personal o Empresarial) que me viene a la cabeza siempre que me preguntan por su utilidad y es el de herramienta para comprimir información.

Me explico.

Cuando tu ves una marca por ahí, rápidamente te vienen a la cabeza un montón de asociaciones mentales.
Cuando ves la manzana de Apple, la estrella de Mercedes o las gafas de Harry Potter, no necesitas que nadie te explique nada. En lo que dura un parpadeo recibes un huevo de datos. Se podría decir que una marca de éxito ha conseguido un alto grado de compresión (y también de comprensión).

En un mundo saturado de información. Las marcas son como ficheros comprimidos que transmiten mucho contenido en poco espacio. Pues bien, imaginadlo aplicado a las personas.

Actualmente hay demasiados datos personales fluyendo por ahí. Pero posiblemente el que más nos afecte profesionalmente es el Curriculum (CV). Lo que ocurre es que este es un instrumento analógico y su información es poco accesible y en muchos casos, irrelevante.

Además, se da la circunstancia de que el ancho de banda de los receptores de esa información (RRHH, Cazatalentos, Empresas de Selección y similares) no ha aumentado. Parece que la única utilidad que han encontrado en la tecnología es la de sustituir la papelera, que ahora es de reciclaje y de pixels.
Quienes gestionaban este tipo de asuntos no dejan de ser intermediarios. No demasiado diferentes a las empresas discográficas. Y ya vemos lo que está ocurriendo con ellas. El negocio está cambiando delante de sus narices y ni se enteran.

Les está ocurriendo como a los protagonistas de Alta Fidelidad, que se pasan el día haciendo clasificaciones de profesionales-discos y ordenándolos de todas las formas posibles mientras la vida pasa por delante de ellos. Y los profesionales estamos encontrando otros canales donde el ancho de banda es mucho mayor.

En ese sentido creo que las ETTs y las webs de trabajo (una vez más lo siento David) llevan camino de convertirse, en el mercado laboral, en el equivalente a los mostradores de las cassettes de gasolinera.

Antes comprabas un CD por una canción y te acordabas de la familia del cantante por la bazofia que era el resto. Ahora seleccionas lo que te gusta.

De igual modo, creo que empresarialmente pronto se empezará a seleccionar a los profesionales por lo que son capaces de hacer en concreto y no se comprará un disco entero (MBA, Licenciado, Idiomas, etc.) para hacer una tarea específica o por una cualidad demandada. Y el resto de los títulos (de canciones o académicos) no servirán para casi nada.

Y la forma de llegar al mercado no será de una forma anaILOGICA, es decir, via CV. Cada cual deberá ser capaz de promocionar su «canción». Pero antes debe saber cual es su estilo preferido (especialización y prioridades) y su destreza con un instrumento (conocimiento, talento, habilidades).

Vivimos en una Operación Triunfo global y es la hora de empezar a grabar maquetas (relaciones personales, blog, web, artículos,…). Si no lo haces, no serás capaz de comprimir la información y convertirla en Marca Personal.

El CV no es ni siquiera el CD, es el Vinilo. CD + Vinilo = CV.

Por lo tanto, o pasas tu información a un formato apropiado o pronto nadie te escuchará.

Tienes que tener tu MP3, tu marca «comprimida» no un fichero de voz, (Por cierto ¿lo de MP es por Marca Personal?) grabado y circulando. No puedes esperar a que no te contraten ni para cantar en las fiestas de cumpleaños. Debes ser capaz de comprimir la información de lo que eres capaz de hacer y empezar a hacerla visible (o audible).

Creo que en el futuro, un auténtico cazatalentos, un profesional que pretenda localizar a los mejores profesionales será un experto en buscadores y sobre todo tendrá algo así como una IPOD (Su traducción es: Yo vaina) repleta de Marcas Personales (información comprimida). ¿Aparecerá un emule de profesionales?

Esta es mi respuesta a Edu por meterse en mi campo. ¿He hecho bien la comparación?





Compartir esta publicacion